Enigma 24: Retratos de una obsesión

Cámara Kodak vista 100Andrew S. Parrish, un joven técnico que trabajaba en el laboratorio fotográfico de revelado que Eastman Kodak Company (popularmente conocida como Kodak) tiene en el distrito de “City of London” de Londres, apareció muerto calcinado tras un devastador incendio de su laboratorio.

Días más tarde el inspector Frederick Abberline de Scotland Yard demostró, o al menos esa es su línea de investigación, que el incendio fue provocado simultáneamente por al menos cinco focos o fuentes distintos, lo que hace sospechar que la muerte de Andrew fue un asesinato con premeditación y alevosía.

Si a esto sumamos que tras hacerse pública la noticia en la gaceta de la policía diversos altos cargos funcionarios se han visto envueltos en un ocultamiento para mantener los nombres de varios sospechosos fuera de la prensa británica sensacionalista, y es que parece ser que hay algún testigo que presenció a los pirómanos, y hace pensar que hay algo turbio detrás del crimen.


CASO EN FASE DE PRUEBAS. No está disponible la solución, y cuando lo esté, posiblemente sea bajo suscripción de algún tipo.

Comparte este artículo:

2 comentarios sobre “Enigma 24: Retratos de una obsesión”

Deja un comentario