Fantaterror: La receta

Quiero volver a montar un grupo estable de rol y jugar una vez a la semana. Como no me gusta jugar a cosas habituales, he decidido hacer un pastiche o experimento de los míos. Así que como Arguiñano me he puesto manos a la obra, y he empezado a escribir mi receta de cocina: La Máscara de la Muerte Roja.

Las ganas de volver a jugar a rol han surgido tras la lectura, por enésima vez, de Donjon. La edición que ha sacado conbarba creo que es una de las mejores noticias para el panorama rolero en España. Es un gran juego y creo que es lo suficientemente fresco como para darle una bonita oportunidad, la pena que a mi los juegos dungeoneros me cansan, así que me he propuesto hacerme mi propia versión de Donjon. Me gusta mucho su simpleza y la repartición de la historia entre todos, gracias a la fórmula 1 exito = 1 hecho.

Lo primero que voy a hacer es ambientarlo en una época que me gusta más: la era victoriana. Pero no en una cualquiera, voy a hacerlo en una donde el terror clásico y la narrativa gótica conviva y coexista entre la gente: ladrones de cadáveres, vampiros, hombres-lobo, ocultismo, espiritismo, científicos locos, genios del crimen. Quiero plasmar el espíritu oscuro de las películas de la Hammer o la Universal en una peculiar campaña de rol. De momento ya tengo preparadas algunas semillas de aventuras de terror, y digo semillas, porque no quiero trabajar y describir mucho las aventuras, quiero que sea algo fresco y compartido: Donjon lo permite.

El nombre y la génesis de «La Máscara de la Muerte Roja» proviene de un relato de Edgar Alan Poe que luego Roger Corman readaptó al cine (en una peculiar Italia del siglo XII), en una de las mejores actuaciones de Vincent Price.

Jugaremos en un Londres, pero no uno cualquiera. Será uno donde el fantaterror sea el día a día. Mucho más oscuro y tenebroso. Para ello me van a ayudar juegos de rol como Ravenloft (de hecho, hay una ambientación/setting en AD&D 2.0 y D&D 3.5 en un 1890 alternativo que llamaron igual), Malèfices, Chill (tanto la primera como la segunda edición), Rippers (un setting de Savage Worlds), Shadows over Filmland (del Rastro de Cthulhu), Blood Brothers y Blood Brothers 2 (de La Llamada de Cthulhu) y un menos conocido Crimes (que es básicamente lo que busco conseguir).

Para ambientar ese Londres victoriano y la época me van a ayudar el sempiterno Castillo de Falkenstein, Cthulhu by Gaslight y Guía de Londres (de La Llamada de Cthulhu), y muchas guías turísticas y libros sobre la época que he mencionado para mi «Club de los Martes».

Como banda sonora usaré The Hammer Film Music Collection vol1 y vol2.

Habrá un villano llamado Muerte Roja, que será una mezcla de Fu Manchú y Cráneo Rojo, culpable entre otras cosas, de la plaga escarlata que diezma la población.

Y todo que se me vaya ocurriendo.

Ahora solo queda lo más complicado: buscar un sitio donde jugar, 3 jugadores y fijar un día a la semana para la partida (sesiones de 3 horas).

Comparte este post a tus amigos con:
error

Entradas relacionadas

2 thoughts on “Fantaterror: La receta

  1. Eres incapaz de jugar a un juego tal cual XD. A mi también me gustó mucho Donjon cuando lo leí, y sí, es cierto, es muy fácil usar el sistema básico y cambiar la ambientación por completo.

    Por otro lado, yo jugué a Ravenloft con el sistema de RuneQuest y quedó de fábula. Seguro que os queda una cosa buena a vosotros también :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.