Mycroft Holmes y el Club Diógenes

Mycroft Holmes

Mycroft Holmes es un personaje ficticio creado por Arthur Conan Doyle como hermano mayor de Sherlock Holmes. Mycroft, siete años mayor que Sherlock y muy parecido físicamente, si bien mucho más alto y voluminoso, posee poderes de deducción muy superiores a los de su hermano, sin embargo no se dedica al trabajo de detective porque es incapaz de hacer el esfuerzo físico necesario para llegar a la conclusión de los casos.

Se tiene pocos datos acerca de Mycroft, aunque se sabe que trabaja en la administración británica. La realidad es que pertenece al servicio secreto británico, y podría decirse que es un precursor de M (jefe del servicio de inteligencia británico de lo que en octubre de 1909 pasará a ser el MI6).

Club Diógenes

Cofundador del distinguido Club Diógenes. Aunque no es algo público y toda información referente a él se guarda con recelo, el club ha sido fundado como una parte (importante) del servicio secreto británico, y aquí se reúnen los mejores y más capacitados agentes del gobierno británico. Esta es la descripción que hace Sherlock del trabajo de su hermano Mycroft Holmes en Los planos del Bruce-Partington:

«Es preciso ser discreto cuando uno habla de los altos asuntos del Estado. Acierta usted con lo que está bajo el Gobierno británico. También acertaría en cierto sentido si dijese que, de cuando en cuando, el Gobierno británico es él. (…) Ocupa una posición única, que él mismo se ha creado. Hasta entonces no había nada que se le pareciese si volviera a haberlo. Mi hermano tiene el cerebro más despejado y más ordenado, con mayor capacidad para almacenar datos, que ningún otro ser viviente. Las mismas facultades que yo he dedicado al descubrimiento del crimen, él las ha empleado en esa otra actividad especial. Todos los departamentos ministeriales le entregan a él conclusiones, y él es la oficina central de intercambio, la cámara de compensación que hace el balance. Todos los demás hombres son especialistas en algo, pero la especialidad de mi hermano es saber de todo. Supongamos que un ministro necesita datos referentes a un problema que afectaba a la Marina, a la India, al Canadá y a la cuestión del bimetalismo; él podría conseguir los informes por separado de cada uno de los departamentos y sobre cada problema, pero únicamente Mycroft es capaz de enfocarlos todos, y de enviarle inmediatamente un informe sobre cómo cada uno de esos factores repercutiría en los demás. Empezaron sirviéndose de él como de un atajo, de una comodidad; ahora ha llegado a convertirse en cosa fundamental. Todo está sistemáticamente archivado en aquel gran cerebro suyo, y todo puede encontrarse y servirse en el acto. Una vez y otra han sido sus palabras las que han decidido la política nacional. Eso constituye para él su vida». Arthur Conan DoyleLos planos del Bruce-Partington,

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.