La Mansión de los Doce

Doce personajes coinciden en una mansión victoriana situada en una remota isla desierta para pasar el fin de semana. Sólo tienen una cosa en común: todos han sido invitados por el mismo (y misterioso) anfitrión: Mr. Mortimer. ¿Sólo? Bueno, en realidad hay algo más. Cada uno oculta su particular esqueleto en el armario. Todos, sin excepción, son unas personas ambiciosas y sin ningún tipo de escrúpulos.

Los desprevenidos y confusos huéspedes no tienen ni idea, o al menos eso aparentan en un primer momento, de cuál es el verdadero motivo de la misteriosa invitación y la razón de tanto secretismo.

Pronto lo descubrirán. Mr. Mortimer, el albacea que se ha encargado de invitar a todos los asistentes, les explica educadamente que mañana al amanecer, para todos aquellos que asistan a la reunión, será hecho público un peculiar y millonario testamento, del que todos los asistentes serán benefactores. Dicho y hecho, nada más escucharse la palabra “millonario”, como por arte de magia, se apagará la luz, se escuchará un disparo e instantes después, cuando regrese la luz, aparecerá el albacea muerto tendido en el suelo con un disparo en la cabeza.

Todos conocen lo que contiene el testamento. Es muy simple: toda la fortuna de la tía Romualda (la difunta dueña de la mansión) será repartida entre los asistentes a su lectura al amanecer, es decir, entre los supervivientes. Pero para ello hay que sobrevivir y recuperar el testamento, que nadie sabe donde lo guardó el albacea, para que se pueda leer.

Todos queréis cobrar la totalidad del testamento, ya que sois más avariciosos que Judas, por tanto queréis, como buenos villanos que sois, liquidar a vuestros compañeros para tocar a mayor parte.

Ninguno de vosotros tiene el testamento y se han cargado al albacea, así que hay que ponerse a buscar como locos el puñetero Testamento, pero además hay que matar al resto para quedarse con todo, y creo que ya ha quedado claro que los demás también quieren lo mismo.

En cualquier caso, es demasiado tarde, ya han mordido el anzuelo. Y si todo sale según el plan previsto, sólo uno saldrá vivo de la isla. El resto irán cayendo asesinados delante de las narices de sus compañeros de juego. La única pista para saber quién de ellos es el asesino y cómo avanzará la trama, es encontrar al culpable, o si no es posible eliminar a todos los rivales.

Por si no te ha quedado claro, La Mansión de los Doce va de poner trampas, idear peligros y asesinar a tus amigos, así que alguien se lleve a los periodistas de aquí, que ya sabemos como tergiversan las cosas estos personajes gracias a la desinformación que nosotros mismos les proporcionamos.

Último reglamento (v1.06 de 2006):
https://app.box.com/s/enx39seheyxggt71g3fs

Objetivo: Toca revisarlo, darle un lavado de cara, simplificarlo algo y reducir su duración.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

3 thoughts on “La Mansión de los Doce

  1. El proyecto lo tengo paralizado desde hace literalmente años.
    Tengo una versión jugable pero la duración se alargaba demasiado, así que decidí que tenía simplificarlo.
    Algún día de estos que me vea con ganas. Tampoco ayuda que es para grupos numerosos y ahora mismo no tengo un grupo estable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.