16 soldados (y un cañón)

Os dejo un problema del incombustible Sam Loyd, que en su día se definió como de táctica militar, que se juega sobre un tablero de ajedrez.

El problema consiste en que tenemos que colocar 16 fichas sobre el tablero, de forma que no haya más de dos en cada fila, columna o diagonal en cualquier dirección, de manera que si los 16 soldados están bien colocados, una bola de cañón que venga desde cualquier dirección no podría nunca impactar sobre más de dos hombres.

Si quieres hacerlo más sencillo, coloca primero dos oficiales sobre dos de los puntos del centro del tablero y opuestos (los diagonales, vamos). De esta forma el resolverlo será algo más fácil, ya que nada más empezar tendremos 2 hombres bien colocados y a partir de ahí sólo tendremos que colocar el resto de los hombres de forma que en ninguna fila hayan 3.

Es un acertijo muy interesante, muy parecido a otro en el que se tienen que colocar 8 reinas sobre el tablero de ajedrez de forma que ninguna pueda matar a otra, y un típico problema a resolver aplicando algoritmos de teoría de juegos y exploración de grafos/árboles.

Estamos ante un acertijo que es de esa clase de problemas que se nos presentan con enunciados aparentemente sencillos, pero que luego nos llevan a sesudos y complicados análisis que ponen a prueba la paciencia de los que intentan resolverlos, sobre todo si se intenta resolver aplicando el poco meditado y mecánico método de prueba y error. Un divertido entrenamiento mental. ¿Serás capaz de resolverlo?

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *