Spyrium (reseña)

Spyrium es un juego de gestión y colocación de los trabajadores, diseñado por William Attia, para 2-5 jugadores (a 2 es recomendable aplicar alguna variante) que se juega en 60-90 minutos (la primera partida a mi me costó algo más).

RESUMEN DEL JUEGO:

Spyrium esta ambientado en una Inglaterra victoriana de una realidad alternativa steampunk en la que se ha descubierto un nuevo elemento (no se si químico o mineral) llamado spyrium que es considerado de alto valor (tanto energético, como económico).

Cada jugador interpreta el papel de un magnate o “señor del spyrium” que busca construir un gran emporio para ganar dinero, producir spyrium, y refinarlo (lo mejor y óptimamente posible) para convertirlo en puntos de victoria (PV). Esto se logra a través de la colocación de trabajadores en un mercado (una rejilla 9×9) donde se contrata a especialistas (personajes), se compran y/o construyen edificios y se diseñan técnicas o patentes que proporcionan opciones y bonos adicionales en las acciones de los trabajadores en rondas posteriores.

El juego finaliza siempre después de 6 rondas, tras lo cual, el jugador con más puntos de victoria, gracias a la refinación de spyrium y los bonos que otorgan sus Edificios y Patentes, es declarado el vencedor. Si hay empate entre dos o más jugadores, todos comparten la victoria (ni las monedas, ni el número de trabajadores ni la cantidad de spyrium almacenado sirve para desempatar al final).

COMPONENTES:

spyrium-componentes

La calidad de los componentes en Spyrium son de buena calidad (habitual por otra parte en Ystari, editorial que considero casi una apuesta segura). La caja contiene Meeples de madera, monedas y marcadores de cartón prensado de buen grosor,  y unos bonitos cristales translúcidos de color verde bastante molones para el spyrium. También hay un pequeño tablero central con una pista de puntuación en su borde, una pista con un valor de residencia en su centro (cuanto mayor, mejor) y un seguimiento/resumen de las acciones (arriba) y una zona para los eventos: el actual y el futuro (abajo).

El arte gráfico del juego, cuyos autores son Arnaud Demaegd y Neriac, es bastante bueno y evocador, pero la iconografía o resumen de los efectos de las cartas mediante iconos en mi opinión peca por defecto, sobre todo en el caso de las técnicas/patentes. Sin ningún tipo de texto de juego en las cartas, nos encontramos con que continuamente tenemos que consultar el manual de reglas para confirmar o averiguar exactamente lo que hace cada una de esas cartas (por suerte no hay muchas, y al final acabas aprendiéndotelas). Otro fallo importante en el diseño gráfico de todas las cartas es el hecho de que en ninguna parte aparece el nombre real de la carta, lo cual no facilita en ocasiones buscar su efecto en el manual de reglas. Una lástima, porque sino sería notable.

spyrium-tipos-de-carta

CÓMO SE JUEGA:

El juego tiene lugar durante 6 rondas, ni más ni menos. Cada una de las cuales se dividen siempre en dos fases: la fase de colocación y la fase de activación. Al principio de cada ronda, los jugadores reciben ingresos (según su residencia) y el evento de esa ronda (extraído al azar de un pequeño mazo) se muestra (dejando además ver el próximo que vendrá). El mercado, que sirve como el “tablero”, se crea mediante la extracción de un grupo aleatorio de 9 cartas que se organizan en una cuadrícula de 3 × 3 dejando espacios entre todas las cartas (con hueco suficiente para colocar los trabajadores). Estos grupos de cartas durante la preparación se organizan en tres grupos A, B y C para así crear un progreso real (primero aparecerán del mazo A, luego del B y el último turno del C).

En el mercado, hay tres tipos diferentes de cartas: personajes, edificios y técnicas (patentes). Las cartas de personaje proporcionan un efecto instantáneo una sola vez, pero se pueden usar antes de que todos los jugadores se aprovechen de ellos (de hecho en la mayoría se suelen poner fichas azules igual al número de jugadores menos uno, así que el último se queda sin premio). Los Edificios son comprados o construidos por los jugadores y se añaden a la derecha de su carta inicial, lo que le proporcionan más acciones entre las que elegir (principalmente producir spyrium, conseguir ingresos, ganar puntos de victoria, y aumentar su número de trabajadores). Las cartas de Técnica (de las cuales hay una cantidad muy pequeña) son adquiridas por los jugadores, se añaden a la izquierda de su carta inicial, y proporcionan poderes especiales y bonos (normalmente a los PV) al final del juego.

Durante la fase de colocación, los jugadores se turnan (comenzando por el jugador inicial y hacia la izquierda) para colocar sus trabajadores en el mercado. A diferencia de otros juegos donde los trabajadores se colocan en una única acción (espacio o carta), en spyrium los trabajadores se colocan entre dos de las cartas en el mercado, lo que hace que pueda realizar una acción futura en cualquiera de esas dos cartas cuando finalmente se active. Puede ocurrir que una carta haya sido adquirida, así que su hueco también es tenido en cuenta. Al colocar los trabajadores, los jugadores tienen que tener en cuenta que el número de trabajadores adyacentes a una carta aumentan el coste para activar la carta más tarde, por lo que la colocación se pueden utilizar para aumentar el coste de las cartas que deduzcas que tus oponentes piensan activar. De hecho esta es casi toda la interacción que hay en el juego, porque no se bloquea un espacio (se pueden colocar cualquier número de trabajadores, incluso del mismo jugador), lo que se hace en su lugar es aumentar el coste o activarlo antes que tus oponentes para llevarte la recompensa. Además de la colocación de los trabajadores, los jugadores pueden optar también por activar el poder otorgado en el evento actual del turno (cada turno cambia) y para ello se dispone de un disco para marcar que lo ha activado (ya que solo se puede activar una única vez durante todo el turno).

Parte de la gracia del juego consiste también en que la transición entre la fase de colocación y la fase de activación cada jugador decide cuando hacerla para él. Así que es posible que todos los jugadores hagan la transición uno tras otro secuencialmente, o es perfectamente posible que algunos jugadores estén activando sus trabajadores mientras que otros todavía están colocando los suyos en el mercado (sobre todo si disponen de más). El saber cuando cambiar de fase es también un punto clave del juego. Esta (complicada) elección del momento idóneo para la transición entre las dos fases puede depender de la estrategia que ese jugador lleve, de sus Edificios construidos o de sus Técnicas, así como intentar adelantarse a tus oponentes o fastidiarles alguna acción. Nada iba a ser fácil, pequeño padawan.

Durante la fase de activación, los jugadores disponen de nuevas acciones. Los jugadores pueden activar sus trabajadores mediante la eliminación de ellos del mercado y la activación de una de las dos cartas del mercado adyacentes (ortogonalmente) al trabajador eliminado. Además de esto, se debe pagar un coste de activación de la carta igual al número de meeples adyacentes restantes (sean del jugador que sean, incluso los tuyos). Los jugadores en esta fase de activación también pueden usar cualquier trabajador sin colocar (que se encuentran, por tanto, en sobre su carta de inicio) para activar los poderes de sus Edificios (producción, venta, refinación de spyrium, ingresos y PV). Además, los jugadores pueden obtener ingresos por la simple eliminación de un trabajador en el mercado y los ingresos obtenidos es igual al número de trabajadores adyacentes en ese momento. En el momento que no pueden realizar ninguna acción de las expuestas, entonces los jugadores pueden pasar (de lo contrario están obligados a seguir jugando y realizar una acción, aunque no sea idónea o les perdujique).

El juego prosigue hasta que todos los jugadores han activado todos sus trabajadores y han pasado, lo que hace que se pase al final de la ronda (donde se crea un nuevo mercado, se recuperan los trabajadores, se extrae un evento futuro, etc). Después de seis rondas, el juego finaliza. Entonces, se suman los PV de los Edificios y los bonos por las Técnicas (patentes). El jugador con más puntos es el vencedor. No hay desempates.

spyrium-mercado

EXPERIENCIA DE JUEGO:

Spyrium toma la tradicional mecánica de colocación de trabajadores presente en muchos juegos pero añadiéndole algunos giros de tuerca, en mi opinión, interesantes orientados para que sea una experiencia única y diferente (lo cual es de agradecer).

Al tener dos acciones posibles al hecho de colocar un trabajador en el mercado (pugnar por la carta o recibir ingresos), esto proporciona a los jugadores la flexibilidad y la capacidad de camuflar o disimular su verdadero plan.

El coste adicional para cartas por tener trabajadores adyacentes también añade otro elemento de la estrategia de colocación, de manera que hay que estar muy pendiente del dinero que tiene cada jugador en cada momento. En algunos casos, un trabajador puede ser colocado para ayudar a avanzar en tu emporio mientras que otro simplemente ha podido ser colocado ahí (tras algún tipo de deducción) exclusivamente para fastidiar y elevar el costo de una carta para uno de tus oponentes. En el caso de que sus oponentes hagan la misma táctica en tu contra, siempre puedes usar la acción de recaudar ingresos para pasar el mal trago.

Así que a diferencia de otros juegos del mismo género (colocación de trabajadores), el que colocar tu trabajador tiene mucho más impacto en la partida, es mucho más flexible y menos simple que simplemente ocupar un espacio y bloquear.

Otra cosa que me gusta del juego y que lo hace diferente, es que cada jugador decide cuando hacer la transición de fase. El hecho de avanzar de fase y no poder regresar a la anterior, hace que haya que saber en que momento preciso hacerlo. Y todo gira en torno a esto. El ser capaz de tomar ventaja en los personajes, construir Edificios y desarrollar Técnicas antes que tus oponentes lo hace bastante interesante.

Mientras el juego progresa, la construcción de Edificios y el desarrollo de Técnicas, hacen que vayas hacia la optimización o maximización de la recolección y conversión de spyrium en PV. El juego radica también en esto y es gran parte de su atractivo: “en irte montándote la cadena de producción a base de combos”, de manera que en un mismo turno adquieras el mayor número de spyrium y lo puedas transformar en dinero (con el que seguir comprando cosas) o en PV (con el que ir avanzando en el track de puntuación). Esto hace que las primeras rondas tengas que ir planificando a medio/largo plazo y requieran un colchón de seguridad de tus maniobras, de manera que gracias a los Edificios y Técnicas que vayas obteniendo, te den la oportunidad en los últimas rondas para activar tus Edificios y procesar tu spyrium en PV y comprar alguna de las mansiones que aparecen el último turno. Para ello irremediablemente deberás adquirir Técnicas (a mi me gusta llamarles patentes) que aumenten y apoyen tu cadena de producción y economía.

El tema o ambientación del juego me parece atractivo e incluso interesante, pero siendo realistas no tiene absolutamente ningún impacto o efecto en el juego. Estamos ante otro euro con tema pegado. En este juego podrías producir y vender prácticamente cualquier cosa (empanadas gallegas, velas, bananas, o cotas de malla).

El número de jugadores es importante a tener en cuenta al evaluar la calidad de Spyrium. Con 2 jugadores, los aspectos estratégicos de la colocación de los trabajadores se ven gravemente afectados, lo cual hace que irremediablemente tengas que aplicar algún tipo de variante de juego (lo más habitual reducir el tamaño del mercado o comenzar con más trabajadores) ya que de lo contrario es muy fácil colocar los trabajadores en el mercado al no haber prácticamente oposición. A 3 jugadores me gusta también y es jugable. Y quizás el mejor número es con 4 jugadores, ya la interacción entre los jugadores planes se hace inevitable y proporciona el requisito de tener un plan y ser capaz de adaptarse a lo realizado por las acciones de otros jugadores (el famoso plan B).

spyrium-cristales

VALORACIÓN FINAL:

Si te gustan los juegos de colocación de trabajadores y lo que buscas es un título que añada un buen giro de tuerca a esta mecánica, entonces Spyrium puede ser tu juego. Si eres fan de William Attia es otro juego que añadir a tu ludoteca; de hecho muchos lo comparan con Caylus, aunque yo creo que juegan en ligas diferentes.

A su favor tiene que es fácil de explicar (aunque cuesta algo), fácil de jugar y aprender. Una vez aprendas cómo jugar, dominarlo tampoco es muy complicado, y las partidas serán mucho más placenteras (sobre todo si todos los jugadores tienen el mismo nivel).

En su contra quizás que para 2 jugadores quede bastante cojo (aunque, en mi opinión, tiene solución con variantes) y que el diseño de las cartas al principio no sea demasiado amigable. Tampoco me gusta que no haya un forma de desempate (odio empatar en los juegos).

Además, viene en una caja pequeña (tamaño Carcassonne) lo que hace que ocupe poco espacio en la estantería. Y una vez desplegado tampoco necesita de una mesa muy grande, lo que hace que se pueda jugar casi en cualquier mesa (incluida la de un bar). El que sea independiente del idioma (salvo reglas que están traducidas) hace que puedas comprarlo a buen precio en cualquier idioma (mi copia es en francés).

A mi es un juego que me ha encantado y me ha sorprendido gratamente. La verdad que me esperaba mucho menos, y ha sido una gran compra (en mi caso cambio).

Reglas en español:
http://labsk.net/index.php?topic=116262.0

Variantes para dos jugadores:
http://labsk.net/index.php?topic=118687.msg1320277#msg1320277
https://boardgamegeek.com/thread/1219362/2-player-variants

Ficha en BGG:
https://boardgamegeek.com/boardgame/137269/spyrium


PD.
Las fotos las he tomado de BGG y son copyright de sus respectivos autores.

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *