Black Hills (reseña)

Zacatrus nos trae un juego de gestión de recursos para toda la familia, ambientado en el Salvaje Oeste, que pueden disfrutar tanto jugadores experimentados como casuales. Black Hills es un un sencillo juego de recursos, diseñado por Al García, donde prima la interacción entre los jugadores y sobre todo destaca por un arte diferente a lo que nos tienen acostumbrados (sin duda lo más destacable).

COMPONENTES

Muy dignos. Las cartas son de tamaño no estándar (puedes usar las Asia de Zacatrus) y es recomendable enfundarlas. Los personajes son bastante rompedores, siempre en tres tintas (blanco, negro, rojo). Los eventos, algo más austeros, no disponen de grandes ilustraciones. El reglamento, breve, pero bien explicado. Quizás hay demasiado texto para lo que luego es realmente el juego. Un pequeño tablero de buen cartoné y contadores de madera con diferentes formas para los recursos (madera, pieles, oro), la chapa de Sheriff y las fichas de jugadores y marcadores.  Su PVP es 16,50 €, precio más que justo para lo que contiene.

SINOPSIS

El juego transcurre en 1876, en plena Fiebre del Oro. La ciudad de Black Hills es un hervidero de aventureros, buscadores de oro, renegados, colonos y cowboys en busca de riqueza. Es tal el caos que la ciudad necesita un alcalde poderoso, que devuelva a la ciudad al imperio de la ley.

OBJETIVO DEL JUEGO

El objetivo de los jugadores es conseguir los 5 puntos de reputación necesarios para ser investido como alcalde y ser el vencedor de la partida. Para ello hay que invertir recursos en la ciudad (o bien 3 pieles, o bien 1 oro y 2 maderas).

DESARROLLO DE UNA PARTIDA

Preparación. Al principio de cada Ronda se reparten 4 cartas de Personaje y 1 carta de Evento (siempre y cuando no tenga ya dos eventos en su mano) a cada jugador. El jugador decide con qué dos personajes se queda en su mano para esa Ronda, y descarta los otros en secreto (debajo del mazo).

Cada Ronda se juega por turnos alternadamente y empieza a jugarla el Sheriff (quien tenga la chapa). En su turno cada jugador puede jugar una carta de Personaje (y dejarla enfrente de él), jugar (activar) una carta de evento y/o realizar un asalto con un pistolero. No es posible pasar.

  • Personajes. Las cartas de Personaje pueden ser de varios tipos: Aventureros (que sirven para obtener recursos), Colonos (que sirven para invertir en la ciudad y hacer alguna acción) y los Personajes Especiales (que tienen habilidades únicas). Las habilidades de los Personajes son obligatorias (siempre y cuando se puedan hacer). Mineros, la madame de la ciudad, el forajido, el jefe indio… todos estos personajes clásicos de los Western de sobremesa nos servirán para hacernos un nombre, conseguir recursos o robárselos a nuestros contrincantes.
  • Eventos. Las cartas de Eventos sirven para realizar algo distinto (incluso obtener puntos de reputación). Algunas requieren el pago de oro para su activación. Una vez activada, se ejecuta su habilidad obligatoriamente y permanece frente a él, hasta el final de la Ronda. Solo se puede activar una carta de Evento por turno.
  • Asaltos. Un jugador que tenga un pistolero (al principio de la partida se comienzan con tantos pistoleros en la cárcel como número de jugadores) puede devolverlo a la cárcel y lanzar el dado de puntería para ver cuántos recursos consigue como botín (puede ser cero, uno o dos) que roba a cualquier otro jugador en cualquier combinación. Los pistoleros se pueden obtener con el Personaje de Forajido y con el Evento Huida de la cárcel.

Fin de Ronda. Cuando todos los jugadores han jugado sus dos turnos (que no son consecutivos) y han jugado, por tanto, dos personajes, la Ronda finaliza. Se descartan los eventos jugados. Todos los personajes vuelven al mazo, que se vuelve a barajar. Nunca se puede almacenar de una ronda a otra más de cinco recursos (así que si tienes más, tendrás que descartar).

PROS

  • Un filler simpático (en la caja reza 40 minutos, pero yo no he jugado ninguna que supere los 20).
  • Precio ajustado (menos de 17€).
  • Para todos los públicos.
  • Sencillo de explicar, aprender y jugar.

CONTRAS

  • Para dos jugadores creo que falta interacción (ver más adelante una sencilla variante que propongo).
  • No es un juego para jugar a todas las horas, o acabarás quemándolo a los tres días. En ese aspecto, no le veo mucho recorrido o rejugabilidad.
  • Me hubiera gustado más que el tablero, se conformará con cartas (de esta manera sería un juego mucho más portable).
  • No está disponible para descarga las reglas en PDF.

OPINIÓN PERSONAL

Un juego ideal para desintoxicar entre partidas o para jugar en a la hora de café. Esta bien conformado y diseñado. Bien explicado y sin lagunas importantes. Considero que hay suficiente interacción (salvo para dos jugadores). Si puedes poner una banda sonora de Ennio Morricone para ambientar muchísimo mejor (mi favorita Por un puñado de dólares).

Modo 2 jugadores. Para dos jugadores me he encontrado que la interacción se reduce bastante y puede haber bucles “un poco feos”. Al repartir solo 8 personajes cada Ronda, ocurre que más de la mitad no aparecen en la Ronda. Puede ocurrir incluso, que haya Personajes que no aparezcan en la partida nunca. No sería un problema sino fuera porque hay dos Personajes (en mi opinión) que son clave para el desarrollo del juego, que son el Sheriff y el Forajido. Si en una partida no aparece nunca el Sheriff, siempre será el jugador inicial cada Ronda la misma persona (con permiso del Evento de Ayudante del Sheriff) y eso es demasiada ventaja; y si no hay Forajido, será complicado que se puedan realizar “suficientes” asaltos con pistoleros. Así que, yo en mis partidas para dos jugadores he decidido retirar 4 Personajes y no jugar con ellos (para así alterar la probabilidad de aparición) y fomentar “la enjundia”. Tras meditarlo un poco decidí quitar el Comerciante, Predicador, Ingeniero y Explorador. La otra opción sería jugar con un dummy, pero me convence menos.

Si no tienes suficiente con esta reseña, Zacatrus ha subido un vídeo donde da a conocer el juego con el autor, un segundo con una pequeña partida entre los dos y una entrevista a fondo a Al García.

PD. Agradezco a Zacatrus la copia cedida desinteresamente para la elaboración de esta reseña.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *