Alfonso I, el Batallador

A mediodía, el Rey vistió su armadura
y coloco a sus hombres en cuatro cuerpos
o escuadrones, lo que contribuyo a la victoria.

Jose Maria Lacarra, insigne medievalista
«Alfonso el Batallador»

REY BATALLADOR

El Rey Batallador mueve y captura a cualquier distancia del tablero en diagonal, vertical u horizontal; o lo que es lo mismo, como lo viene haciendo desde finales del siglo XV la Dama o Reina -pieza hasta entonces llamada Alfferza, Alferez o Portaestandarte, que andaba paso a paso en diagonal-. Debido a la rapidez y fortaleza de este Rey, fue necesario imponerle alguna limitación sobre el tablero, pues de no hacerse así resultaría prácticamente invencible; de manera que, al recibir jaque, el Rey Batallador, para rehuirlo, solo puede mover a un paso o casilla en cualquier dirección, como el Rey Clásico, excepto si decide tomar por si mismo pieza, ya sea aquella que le amenaza u otra. Sea como sea, en su siguiente turno de juego, recupera toda su capacidad de desplazamiento y de ataque; siempre, claro esta, que no haya recibido un nuevo jaque.

(Extraído de http://www.chessvariants.org/d.sp/heraldic.html)

Comparte este post a tus amigos con:
error

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.