Cómo introducirte en los juegos de mesa

No cabe duda que los juegos de mesa están más de moda que nunca. Pero mucha gente quiere introducirse de alguna manera después de ver unas bonitas cajas de colores en su tienda de comics o en el ECI, pero no sabe como hacerlo, ni como iniciarse, ni a quien preguntar (seamos realistas los dependientes del ECI no suelen tener mucha idea), que juegos comprar para su primera ludoteca, y así con un largo abanico de preguntas.

Este artículo no pretende sentar cátedra ni ser un “sanctum sanctorum” donde acudir para resolver todas tus preguntas, pero si me atreveré a dar algunas sugerencias, a pesar que no suelo predicar de experto.

En primer lugar iremos por lo obvio, que muchas veces se omite. Para poder pertenecer activamente a este hobbie necesitas un grupo de amigos, un sitio donde jugar habitualmente, tiempo libre que poderle dedicar, algún juego de iniciación, dinero para comprar más y espacio para almacenar los juegos en tu ludoteca una vez vaya aumentando de tamaño. Parece una tontería, pero la mayoría de ocasiones falla alguno de estos puntos.

Lo mejor o lo ideal es introducirte con alguien que ya tenga algo de experiencia. El evangelizador lúdico suele funcionar bastante bien. Eso sí, déjale bien claro desde el principio cuáles son tus gustos, porque sino acabarás jugando siempre a lo que a él le gusta, y por desgracia no tiene porque compartir tus mismos gustos. Otra opción es acudir a una jornada donde sepas que se van a jugar a juegos de mesa y haya partidas de demostración abiertas; por suerte en España, hay muchas y variadas a lo largo de toda la geografía nacional. Eso sí, intenta alejarte de aquellos jugadores con encefalograma plano o evita aquellos en los que su Ego Lúdico no les quepa debajo de la camisa.

A la hora de elegir nuestras primeras compras, mi consejo es siempre el mismo, aunque también he decir que hay gente muy válida que no lo comparte. Yo siempre recomiendo comprar y empezar a jugar a 1 o 2 juegos de iniciación o introducción a los juegos de mesa. En España tenemos muy buenos juegos que cumplen con creces este objetivo: Colonos de Catán, Carcassonne, Aventureros al Tren, y un largo etcétera.

Una vez adquiridos es necesario disponer de una planificación del tiempo de ocio que dedicaremos: hay que leerse las reglas y entenderlas, perder algo de tiempo por internet leyendo alguna que otra reseña y crítica, buscando posibles erratas y faqs, y algún foro donde preguntar las dudas que vayan surgiendo, luego tienes que quedar en un lugar en el mismo espacio-tiempo que algunos de tus amigos, y has de pensar una distribución del tiempo bien pensada. Crear hábitos lúdicos es una buena forma de comenzar. Para ello es necesario establecer un horario que nos ayude a crear ese hábito que nos evite perder tiempo innecesario y sobre todo algún que otro disgusto.

Cuando confeccionemos el horario o calendario para nuestras partidas tenemos que tener en cuenta:

  • Los encuentros deben tener carácter semanal. Eso significa que lo ideal es auto-exigirte que juegues al menos una vez a la semana. Si lo dejas al azar posiblemente acabes no jugando todo lo que quieras.
  • A la hora de estructurarlo hay que tener también en cuenta todas las ocupaciones fijas que hacemos, es decir, las actividades extra lúdicas (pizzas, birras, café, faria, charla del último partido de fútbol o la última serie de televisión, chistes, chascarrillos, etc.). Jugar a juegos de mesa es una actividad social, así que hay cosas que se dan por supuestas.
  • Se debe decidir cuánto tiempo dedicar a cada juego que elijamos para nuestro día de juego. La duración que se indica en las cajas de los juegos suele pecar siempre por defecto, y si además son las primeras partidas que juegas a ese juego y no controlas demasiado su reglamento, la cosa puede alargarse demasiado. Pegarte la mitad de la partida revisando y releyendo el manual de reglas no ayuda mucho a conseguir un buen entorno de juego.
  • Debes valorar el grado de dificultad que presenta jugar a ciertos juegos. Si eres novel no comiences a jugar por un juego muy complicado, por muy bueno que sea y por muy buenas recomendaciones que tenga; lo más probable es que acabes saturado, con dolor de cabeza y mal humor, e incluso, que alguno de estos juegos acaben en tu estantería cogiendo polvo por ser “demasiado complicados”.
  • Alternar aquellos juegos que son de nuestro agrado y facilidad con aquellos que presentan un mayor esfuerzo (por ejemplo, tu juego favorito con tu última adquisición en la que tengas que explicar desde cero las reglas). Una costumbre que tiene la gente que entra a formar parte de este mundillo es ser impulsiva, y en un periodo de tiempo muy corto (hablamos de pocos meses), acaban comprándose más juegos de los que son capaces de asumir. Al final muchos acaban sin ni siquiera estrenarse y otros se juegan una o dos partidas y pasan al limbo del olvido. Cómprate pocos y disfruta de ellos. Si lo que te gusta es estrenar juegos cada día en internet tienes buenos juegos print-and-play gratuitos.
  • Y finalmente, el horario debe ser flexible y realista, esto significa que no tiene que ser tan duro y restrictivo que luego sea imposible de cumplir. No estamos en el ejército ni trabajando bajo reloj. No hay nada peor que un mal sabor de boca por no haber probado un juego.

Una buena forma de jugar consiste en pensar en tu día de juego como una manera de desestresarte del trabajo diario, o una forma descansar los sábados por la tarde y los domingos para relajar la mente y comenzar la semana en plena forma física y psíquica. Créeme que es mano de santo.

Si estos consejos te han servido para despegarte algunas de tus dudas y ha despertado tu gusanillo, ahora solo queda pasarte por la BSK a leer sobre juegos de mesa, ¡¡¡pero ten cuidado que engancha!!!.

Comparte este post a tus amigos con:
error

Entradas relacionadas

6 thoughts on “Cómo introducirte en los juegos de mesa

  1. Buff… eso de horarios y «auto-exigirte»… me recuerda demasiado a lo q hace el señor Knizia (levantarse, lluvia de ideas sobre juegos, testear, … etc y NUNCA jugar a otroa juegos…)

    Hay una frase: «Cuando un hobby se hace por obligacion, deja de ser divertido…» (más o menos…)

    Si q estoy de acuerdo en q es más facil tener un local para poder reunirte y que cuando lo haces, las partidas salen ellas solas (q muchas veces quedar para verse las caras y ponerse al dia tampoco esta mal… al final, como deenfedeis muchos, las experiencias lúdicas son actividades sociales y de interaccion…)

    Resumiendo: prefiero jugar CUANDO me apetezca y a lo QUE me apetezca(*), que quedar por OBLIGACION (o por MONOTONIA) para jugar y luego que me de rabia y me este comiendo la cabeza pq no me ha dado todo lo que yo esperaba…

    Sin más (ohne mehr…), tan solo mi opinion…

    Agur,

    Aingeru

    (*): estoy incluso dispuesto a hacer un esfuerzo, y jugar a algo que me apetezca algo menos, si se que con eso las satisfaccion que me va a dar la partida (o experiencia ludica) va a ser mayor… (quizas pq de otra forma alguno de los participantes puediese no pasarselo bien o directamente encontrarse incomodo.

  2. Coincido bastate con WKR. Hay que hacer de ello un hábito.
    Sin embargo yo distignuiria dos situaciones:
    1.-Aquellos que quieren entrar en los juegos de mesa como Hobby. Un hobby requiere dedicacion, y el jugar es solo una peuqeña parte. Tambien esta leer reglamentos porque sí, indagar por internet, coleccionismo…

    2.-Aquellos que quieren entrar en los juegos de mesa sólo como una alternativa de ocio más: «Tengo 3 juegos y si cae una partida genial, pero no espero jugar mas de 5-6 veces al año».En este caso me quedaria con algun juego de iniciacion como los que indica WKR.

    Está claro que puede que te establezcas unos horarios (mas o menos)porque te pueda el ansia de jugar, pero tambien tienes que «convencer» a otros 3-4 amigos y no convertirte en un pesado 😀

    Asi que paciencia, y a disfrutar de los juegos!

  3. Me falla lo del grupo de amigos. Probaremos con otra cosa, tal vez la fotografía o la papiroflexia.

  4. jejeje o tal vez con juegos de mesa en solitario o los puzzles. 😀

    Prueba a integrarte en algún club, a veces da resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.