#13: Diez juegos pachangueros

Se acerca el veranito y hay que ir pensando en esos juegos que nos llevaremos en la maleta a nuestro destino vacacional para hacer nuestra estancia más llevadera. Si bien el año pasado puse una lista de diez juegos para llevar a la playa, este año quiero proponer una de Diez juegos pachangueros, o lo que es lo mismo, esos “partys” para grupos más o menos numerosos, donde hay que dejar a un lado prejuicios y es obligado perder por completo el sentido del ridículo. Esos juegos que son ideales para convertirte, por un día, en el rey de la fiesta en campings y locales al aire libre de moda. Recomiendo no abusar de ellos, se suelen quemar muy rápido. Así que como todo, usadlo con moderación.

1. Ritmo y Bola es un juego donde deberás seguir el compás palmeando tus rodillas y aplaudiendo al ritmo de We Will Rock You. A partir de ahí, entre todos los participantes se creará una cadena de signos en la que deberás hacer caer a tus oponentes. ¡Tu sentido del ritmo, observación y astucia serán tus únicas armas para evitar ser el peso muerto del grupo! Si eres fan de Queen o tienes un nulo sentido del ritmo, este es tu juego.

2. Mil Cartas en Blanco es un juego cuyo objetivo es crearse uno mismo las cartas con las que se juega. A partir de un conjunto inicial de reglas que establecen el proceso de cambio normativo, los jugadores, en cada turno, diseñan nuevas cartas y proponen nuevas normas que aplicar al juego. En Mil Cartas en Blanco se sabe cómo se inicia pero nunca cómo puede continuar o finalizar. Todo está permitido. Este juego es muy adecuado para estimular la creatividad artística, los odios entre jugadores y especialmente, para divertirse! Es un juego sucio que bien llevado es muy divertido, aunque hay que tener especial cuidado porque suele desmadrarse. Uno de los juegos más baratos y más divertidos de jugar. Muy recomendable.

3. HysteriCoach. Se trata de un original party game al que pueden jugar de 4 a 15 jugadores, que se dividen en dos peculiares “equipos de fútbol”, compuestos por un entrenador y el resto por jugadores. Cada jugador se sienta enfrente de otro jugador del equipo opuesto, con todos los jugadores de un equipo a un lado de la mesa y su entrenador en el otro lado, detrás del equipo de jugadores contrarios. El objetivo es marcar tantos goles como sea posible. Se trata de un juego bullicioso y divertido, donde el entrenador da órdenes a sus jugadores para poder cumplir unas cartas de táctica y marcar goles. ¡Pero cuidado! Ciertas palabras están prohibidas; no podrás decir ni ‘adelante’, ‘atrás’, ‘derecha’, ‘izquierda’… ¿Serás capaz? Frenético, divertido y recomendable para esas kedadas lúdicas numerosas. Además, España como campeona del mundo tiene que demostrar a esos turistas guiris quien es el número uno.

4. Hands Up! ¡Manos arriba! Más de 50 tarjetas con dibujos de manos en diferentes posiciones, los jugadores, sentados alrededor de las tarjetas, las levantan una a una y tratan de imitar con sus manos, lo más rápido posible, la posición dibujada en la tarjeta. Pero cuidado, algunas posiciones son imposibles y hay que darse cuenta antes de mover los brazos.  No solo es importante reproducir bien la posición, hay que hacerlo rápido pues el jugador más lento se lleva la tarjeta como punto negativo. Así, gana la partida el jugador que, cuando no queden más tarjetas, se haya llevado menos penalizaciones. Un juego rápido y divertido para tener siempre a mano. Ideal para jugar con niños.

5. Crazy Dancing. Para jugar a consigue un reproductor de música, elige un par de temas con los que realizar tu coreografía, forma tres equipos, y ¡que suene la música!  ¿Cómo se juega? Cada partida consta de tres “Batallas”, donde cada equipo participa en dos batallas y hace de árbitro en la tercera. El equipo que asume el papel del jurado determina la coreografía que los demás equipos tendrán que hacer, a elegir mediante el mazo de cartas. El objetivo de los equipos es realizar la coreografía impuesta, moviendo la parte superior o inferior del cuerpo en el tiempo adecuado, en los ocho tiempos, ¡cinco veces! ¿Cuál será el equipo que se lleve el punto a base de golpes de cadera? Al final de la partida, el equipo que tenga más puntos gana. Para gente sin sentido del ridículo, fans de “Fiebre del Sábado Noche” y amantes de la música disco/funk de los 70.

6. Aargh!Tect (Trogloditargh). Si quieres construir algo grande, necesitarás entenderte con tus Trabajadores. ¡Eso lo sabían hasta en la Edad de Piedra! Conscientes de este hecho, generaciones de emprendedores cavernícolas dan órdenes breves y claras, y motivan a sus trabajadores con métodos amistosos pero insistentes. Todo esfuerzo es poco cuando se quieren levantar imponentes monumentos que duren milenios. En Trogloditargh tomarás el papel de un arquitecto o un obrero de esta divertida Edad de Piedra. Como equipo, deberéis construir tantos monumentos como sea posible en el mínimo de tiempo. La clave del éxito es la comunicación… ¡o la cachiporra (hinchable) del jefe! Trogloditargh es un divertido juego de acción y comunicación con el que liberar tu lado más prehistórico. Muy divertido, aunque la cachiporra se suele acabar pinchando.

7. La Danza del Huevo (Dancing Eggs). Este juego, que viene en una huevera de verdad, consta de 9 huevos de plástico amarillos y 1 huevo de madera también amarillo (éste vale 2 puntos y los otros 1 punto) y dos dados: uno rojo y el otro blanco. El juego consiste en obtener los máximos puntos posibles. Tiras un dado, que te indica tus diferentes posibilidades (coger un huevo de la caja o robárselo a alguien si la caja está vacía) o lo haces rebotar en la mesa y todo el mundo tiene que intentar cogerlo o, de aquí viene el nombre de la “Danza del huevo”, se tiene que correr alrededor de la mesa, y lograr sentarte sin tirar ningún huevo. La dificultad consiste en que si coges, cazas o robas un huevo hay un segundo dado que indica donde colocarlo: entre la mejilla y el hombro, en el sobaco, entre las rodillas… A la que el primer huevo cae al suelo, el juego termina y el que tiene más huevos gana la partida. El favorito de los niños y no tan niños. Si sois un grupo más o menos numeroso recomiendo comprar dos docenas de huevos.

8. Ca$h n’ Gun$. Una banda de gangsters se reparte un botín en una nave industrial abandonada. Nadie se pone de acuerdo sobre cómo hacer el reparto. Todos sacan pistolas y cuando se quieren dar cuenta se están apuntando entre sí… El gangster que termine la partida con más dinero es el que gana… claro, si aún vive para contarlo. Un juego muy tarantiniano, en la línea de Reservoir Dogs. Para sacar ese espíritu de Al capone que todo el mundo lleva dentro.

9. Tokyo Train. ¿Serás capaz de organizar a los turistas que han invadido la estación de trenes de Tokyo y colocarlos en sus correspondientes vagones?? Los jugadores forman equipos de dos (parejas), los turistas a un lado de la mesa y sus compañeros japoneses en frente. Cada turista coloca 6 cartas de turista frente a él. Entonces los jugadores roban una carta que determinará la colocación inicial de los turistas en el vagón. Una nueva carta indicará la posición final de los turistas en los vagones, solo que esta carta solamente la ven los japoneses. A partir de este momento, los jugadores nipones tendrán que conseguir que su compañero coloque correctamente a los turistas dentro del vagón, por medio de tres órdenes diferentes: mover los brazos extendidos hacia adelante y hacia atrás; moverlos alternativamente hacia delante y hacia atrás; y cruzando y descruzando los brazos. Además, existen muchas variantes, incluyendo una oral que obliga a los jugadores a utilizar las palabras “japonés” para dar sus indicaciones de movimiento a sus compañeros. Cuando las cartas de turista se colocan en el orden correcto, los japoneses gritaban “Tokyo Train”. El equipo ganador se lleva la tarjeta de posición final y una nueva ronda comienza. Al final de la 7º ronda, el equipo con más tarjetas gana el juego. El juego funciona mejor cuanta más gente participe. Además, como en todos los juegos de este tipo, cuanto más desinhibidos sean los jugadores, mejor lo pasaréis. Prohibido jugar con japoneses.

10. Bru-ha-ha. En el bosque todos los animales buscan a sus parejas. Pon la oreja, haz los ruidos adecuados y ten cuidado con los cazadores… Cada jugador coge sus cartas, las mira y empieza la partida. ¡Hay que ser muy rápido porque empezamos todos a la vez! ¡Ahora imagínate a todos haciendo el ruido o gesto del animal que cada uno tiene en su carta! La idea es encontrar tu pareja, pero claro, no será nada fácil escuchar a alguien en medio de la cacofonía animal… Una completa locura, no apto para todos los públicos.

 

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

4 thoughts on “#13: Diez juegos pachangueros

  1. Curioso que no hayas añadido ni Time’s Up, ni Jungle Speed/Matamoscas. Aunque ya los hayas metido en otras listas 10.

  2. Con el Time’s Up estuve tentando, pero había otros en los que se perdía más el sentido del ridículo. El Jungle Speed es que nunca me ha gustado.

  3. Yo he probrado el Ritmo&Bola y es tremendamente divertido. Y la danza del huevo tambien… por cierto, puedo hacer una pequeña puntualización?

    Has puesto en “la danza del huevo” que tiene 9 huevos de plastico y uno de madera, y en realidad los 9 huevos son de goma… para que en la prueba de hacer botar el huevo tenga mas gracia 😉

    Excelente selección de juegos, si señor!

  4. Pues será en la nueva versión. Yo todas las hueveras que compré en su día, y fueron unas cuantas, llevaban un huevo de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.