Un ataque de melancolía (MdlA)

Botica

En el otoño de 1626, el ilustre Don Diego Sarmiento de Acuña, I conde de Gondomar, se retiró a descansar de su ajetreada vida política a la casa del Condestable de Castilla, el VI Duque de Frías, cerca de Haro.

Por lo visto, había vuelto a querer como antes, tras muchos años de desavenencias, a su hija Doña Juana Sarmiento de Acuña; así que le rogó que le acompañase, a lo cual ésta accedió. Disfrutaba entonces de aquel descanso acompañado de dignidad, que dice tan bien a los hombres públicos, cuando por su edad o sus achaques no pueden entregarse a la actividad de los negocios políticos.

Allí el anciano atacado unos cuantos meses de un mal desconocido, sintió de pronto unos dolores horribles y no tardó en sucumbir; los médicos achacaron aquella muerte repentina a la gota, que decía habérsele subido al pecho, y, aunque los galenos certificaron muerte natural, lo cierto es que en las Losas de Palacio no tardó en correrse el rumor de que su libertina hija le había envenenado.

Nota: Este Enigma aparece como el número 7 del playset Madrid de los Austrias para el Club de los Martes. No está liberado para descarga gratuita.

Comparte este artículo:

Deja un comentario