Amores que matan (Providence)

Mordrake CastleLa policía de Providence está perpleja ante una serie de desapariciones de personas, aparentemente inconexas entre sí.

El 28 de Septiembre se descubrió que Katherine Wells, nativa de la pequeña localidad de Plainfield (Rhode Island), había abandonado definitivamente su residencia, dejando allí todas sus posesiones. Las autoridades policiales suponen que existen indicios de criminalidad, pero no existen sospechosos ni pistas desde que se le vio por última vez con vida a Katherine cuando estaba de gira como chica de coro con Whoopee!, una exitosa comedia musical que desde su estreno en Broadway en 1928 ha recogido buenas críticas.

Esto no sería excesivamente sorprendente si no fuera por dos desapariciones previas, también con Providence y el Fay’s Theatre como nexo de unión. El 16 de septiembre desapareció Virginia Hudson, conocida partenaire del gran mago Dai Vernon (El profesor), un ilusionista canadiense, apenas unas semanas antes de que éste se retirara a su antiguo oficio de recortar siluetas, ante la sobreoferta de artistas y lo precario del salario. El 2 del mismo mes, una funambulista de Boston, la señorita Danielle Cabot, desapareció de la habitación que había alquilado en el Hotel Mordrake. Ambas desapariciones están aún por resolver, aunque la policía cree que podrían estar relacionadas.

Ahora se sabe que al menos hay una cuarta misteriosa desaparición. La última, en esta larga lista, ha sido la cantante de jazz Evelyn O’Connor, que lleva desaparecida desde la mañana del domingo, 7 de diciembre, cuando fue a dar su paseo matutino en bicicleta a las afueras de Providence.

Cuatro mujeres desaparecidas en apenas un mes, todas artistas y jóvenes, y ninguna explicación. Los habitantes de Providence temen que un asesino serial esté suelto entre ellos. ¿Qué hay de cierto en todo ello?

Este Enigma será uno de los veinte que aparezcan en el playset de Providence, donde algunas cosas inexplicables relacionadas con los Mitos de Cthulhu tienen cabida.

Comparte este artículo:

Un comentario sobre “Amores que matan (Providence)”

Deja un comentario