El crimen de las tres copas (Providence)

Playa de NarragansettEn enero de 1930, Sandy Wheeler, un pescador que iba por la playa de Narragansett, dispuesto a realizar su faena de cada día en la mar, efectuó un macabro hallazgo: el de los cadáveres de dos hombres de mediana edad. Yacían en la arena, cerca de la orilla del mar. Nada de sangre.

Junto a ellos, a un centenar de metros, una botella de vino y tres copas. En dos de ellas, y sólo en dos de ellas, se percibía un poso de sales en el fondo. Un posible veneno, que, según todos los indicios, habrían ingerido los hermanos y contenía el misterio de unas muertes –dos de ellas, ciertas, y una tercera, más que probable-, que el implacable paso del tiempo no ha conseguido sepultar. Y más misterioso si cabe, una carta manuscrita. En ella detallaban que su herencia sería para Mary, su hermana primogénita, ya que ellos iban a emprender un viaje sin retorno.

¿Quién los mató? ¿Fue un pacto de suicidio? ¿Y a quién pertenecía la tercera copa, la que casualmente no tenía veneno? ¿Qué papel juega Mary en toda esta historia? ¿Por qué nunca apareció ni se halló ningún rastro?

Este Enigma será uno de los veinte que aparezcan en el playset de Providence, donde algunas cosas inexplicables relacionadas con los Mitos de Cthulhu tienen cabida.

Comparte este artículo:

Un comentario sobre “El crimen de las tres copas (Providence)”

Deja un comentario