Eugenesia: El Holocausto

Holocausto

La palabra holocausto viene del griego holo: todo, cautos: quemar. Se usa holocausto para referirse a desastres humanos.

Ante el peligro de un colapso económico, el cambio climático, la grave destrucción del medioambiente y al enorme incremento de la natalidad, hacia que fuera imposible que hubiera un desarrollo sostenible en la Tierra. El concepto de huella ecológica, que se define como el área de territorio ecológicamente productivo necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada, empezaba a ser una utopía.

A través de los años la población y el crecimiento demográfico se había acelerado de tal manera tal que en tan solo 40 años se había duplicado la población actual. Así que los mandamases que gobernaban el mundo decidieron tomar cartas en el asunto. El G8, un grupo de países industrializados, conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia, cuyo peso político, económico y militar era muy relevante a escala global, decidieron ante la imposibilidad de controlar la natalidad reducir la población mundial cercana a los 7.000.000.000 de habitantes a niveles de finales del siglo XIX (1.650.000.000). Para ello, en secreto, expandieron una cepa mutada de la Influenza A creada en los laboratorios con objeto de que una mortífera pandemia mundial acabará con gran parte de la población mundial. Los “elegidos” vacunados, y por supuesto ellos mismos, estarían a salvo. Este holocausto fue el principio de una nueva humanidad.

Además, para que el holocausto no se repitiera en un futuro cercano (o no) tomaron dos nuevas drásticas medidas.

  1. Los “elegidos” decidieron enviar a Marte y así “salvar” a una pequeña parte de la población consistente en 1000 parejas para fundar una pequeña colonia bautizada como “Arca de Noé”, que se encargara de explotar los “vitales” recursos energéticos, necesarios por otra parte para la subsistencia en la Tierra de “los elegidos”. Recursos energéticos descubiertos por la misión Mars Exploration Rover (MER) (Rover de exploración de Marte) y sus dos Rovers (robots), Spirit y Opportunity encargados de explorar la superficie y la geología de Marte a principios del siglo XXI.
  2. Para controlar la natalidad en la Tierra “los elegidos” decidieron también impedir que los humanos pudieran procrear por ellos mismos, haciendo que los varones perdieran su sexo y no pudieran mantener relaciones sexuales (y por tanto fertilizar) a sus hembras. La conducta reproductiva en esta nueva sociedad empezó a verse como un tremendo lastre y un atavismo.

De forma que viven en comunidades neo-hippies, oasis de paz y armonía, con el máximo de los lujos y placeres, pero con una natalidad controlada y estable, con unos recursos energéticos inagotables, que favorece su desarrollo sostenible.

El mundo, por tanto, está dividido entre dos razas humanas, dos grupos antagónicos y complementarios:  una élite de científicos, políticos y pensadores, que viven en la Tierra en una especie de oasis aislado fuertemente custodiado, viendo su mundo sostenible desde la paz y armonía; y una casta de trabajadores, que viven en unas condiciones miserables, han sido esclavizados y viven (o malviven) en una lejana colonia de Marte, con la única misión en su vida de trabajar sin cesar (sin saberlo) para obtener la energía necesaria para la sostenibilidad y mantener el modo de vida de los primeros. De forma que la representación del orden social de nuestro universo de juego se apoya en el marxismo: hay dos clases sociales claramente diferenciadas y separadas, en las que una explota a la otra sin que haya posibilidades de medrar. Y, tras el paso de tres siglos, solo unos pocos privilegiados en ambos bandos conocen la existencia de la realidad y de la otra comunidad.

Comparte este artículo:

Deja un comentario