Dividiendo el ganado

Se cuenta una historia de un granjero del lejano Oeste que, viendo que estaba ya muy viejo, llamó a sus
hijos y les dijo que quería dividir el ganado que les iba a traspasar en herencia antes de morir. Entonces
le dijo al mayor, “John, puedes coger todas las vacas que tú creas que puedes cuidar convenientemente,
y tu mujer, Nancy, se puede quedar con 1/9 de lo restante.”

A su segundo hijo le dijo, “Sam, como John escogió primero, puedes coger una vaca más que él, y para tu mujer, Sally habrá también 1/9 de lo que quede.”

Al siguiente hijo, como a Sam, le dio una vaca más por haber sido los otros dos hermanos los que escogieran primero. Y a su mujer 1/9 del resto.

Y así continuó con el resto de hermanos y sus mujeres hasta que todas las vacas fueron repartidas. Entonces dijo, “Como los caballos valen el doble que las vacas dividiremos los caballos para que cada familia reciba lo mismo.

Este problema es una llamada al ingenio más que al conocimiento matemático. Os prometo que distribuiré todos los caballos y vacas que poseo a quienes me digan cuántos hijos tenía el granjero y cuántos caballos y vacas recibieron.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *