Ave Caesar

Ayer hicimos la primera quedada oficial de la BSK en Zaragoza. Como primer acercamiento no estuvo mal, sobre todo porque por fin pude estrenar un juego de los que tenía sin desprecintar.

Me encanta disfrutar de juegos ligeros (comunmente mal denominados juegos de relleno, palabra que odio). Normalmente no dispongo de mucho tiempo para jugar, así que los juegos de corta diversión, de tensión continua y divertidos últimamente son mis preferidos.

Llevaba tiempo queriendo hincarle el diente al Ave Caesar de Wolfgang Riedesser, sobre todo después de que Bowie me pusiera los dientes largos hace unos meses. Siempre que se discutia acerca de los mejores juegos de carreras en internet (sobre todo en BGG), se destacaban varios: el fórmula De (juego que ami particularmente no me gusta), el Um Reifenbreite (posiblemente uno de los primeros) y sobre todo el Ave Caesar. Sobre él se destacaba sobre todo tres aspectos: su simpleza, su diversión y su alto factor de interacción entre los jugadores. Por tanto, después de leer diversas reseñas (y sobre todo tras leer la de Tom Vasel) se convirtió en uno de mis juegos a comprar, y más aún cuando me enteré que Ubik/Pro Ludo iba a reeditarlo.

Posiblemente, el Um Reifenbreite sea mejor juego que el Ave Caesar, pero tiene el inconveniente que tiene muchas más reglas que explicar, y en ocasiones no es sencillo que todo el mundo las entienda en una primera pasada. Sin embargo, el Ave Caesar es tan simple que apenas cuesta un minuto explicar todas las reglas y unos 20 minutos jugar una partida. Se trata de un juego de 3 – 6 jugadores (cuantos más mejor). En definitiva, un juego rápido con bastante y buen interacción, cosas muy a valorar en este tipo de juegos.

COMPONENTES:

Los componentes son bastante decentes. El tablero de juego es reversible, teniendo dos pistas, una en cada lado. El tablero es de buen material y atractivo, y es reversible. Lamentablemente en la edición de Pro Ludo únicamente hay dos pistas, mientras que en la de Ravensburger había 4 (aunque también es cierto que cada lado estaba preparado para un número determinado de jugadores). En BGG puedes descargarte un par de tableros para la versión de Ubik/Pro Ludo.

Cada jugador maneja una cuádriga, recibe una moneda y un mazo de cartas.

Las cuádrigas de plástico y las monedas son bonitas. Los colores son: verde, marrón, verde, azul, rojo, negro y amarillo.

Las cartas son de de tamaño extraño (nunca lo había visto en otro juego) compuesto de 24 cartas divididas en 6 grupos de 4 cartas numeradas del “1” al “6”. Tal vez lo que me nos me gusta son las cartas, no porque sean de mala calidad (que es estandar) sino porque son de un tamaño no estandar y es imposible encontrar fundas para ellas.

Las reglas estan bien descritas e ilustradas así que no suelen surgir dudas en su lectura. El libreto de reglas está en alemán, en un libro a todo color de 8 páginas. En BGG puedes descargarte las reglas originales en inglés. Están bien explicadas, y tiene como punto a destacar, la facilidad que tiene a la hora de introducir nuevas variantes (como puedes ver en este fichero de BGG). La pena es que de momento no existe traducción al español, pero tampoco se echa en falta.

La caja tampoco es que me apasione, la portada es atractiva, pero es demasiado grande (alta) para lo que contiene, se podría haber optimizado mucho mejor, ocupando menos de la mita de espacio.

Otra de las pegas que veo es que tal vez sea un juego con un precio algo caro teniendo en cuenta lo que contiene. 22,50 EUR por un juego de estas características tal vez es algo elevado, pero aun así merece la pena.

DESARROLLO DE LA PARTIDA:

Cada jugador baraja su mazo y extrae una carta para ver en que posición de la línea de salida comienza. Se devuelve esa carta nuevamente al mazo, y se baraja nuevamente, extrayendo 3 cartas para conformar su mano de juego.

En su turno, cada jugador utiliza una de las cartas de su mano para mover su cuádriga, siguiendo unas pequeñas restricciones o normas:

– Si el jugador está en cabeza, no pueden jugar cartas de “6”, salvo si está en la línea de salida.
– El jugador debe mover exactamente tantas casillas como el número mostrado en la carta.
– El jugador DEBE jugar obligatoriamente una de sus cartas, a menos que no pueda jugarla -en cuyo caso pierde su turno-.
– Los movimientos válidos son únicamente hacia adelante o en diagonal hacia adelante -las cuádrigas no pueden moverse de lado, a través de otros jugadores, o a través de los muros (saltar por encima de ellos)-.
– Únicamente se permite una cuádriga por casilla.

Las carreras se juegan a 3 vueltas. Siempre se juega siguiendo el sentido de las agujas del reloj, independientemente de la posición que ocupes en la carrera en cada momento.

Durante la carrera, al menos en la primera o segunda vuelta cada jugador tiene que detener su cuádriga en la avenida imperial y saludar al César (para indicarlo dejará su moneda).

En la tercera vuelta, aquel jugador que sea el primero en cruzar la línea de meta (y haya saludado al César) será el vencedor y se anotará 6 puntos (en el caso de que se haga un torneo con varias carreras). Las restantes posiciones se anotan 4, 3, 2, 1, y 0 puntos respectivamente. ¡Después de varias carreras, o después de una -a elección de los jugadores- el jugador que tenga la mayoría de puntos será el vencedor!

INTERACCIÓN ENTRE JUGADORES:

Una razón de que el juego sera pura diversión y funcione es que cada movimiento puede afectar al resto de jugadores, resumiendolo, hay mucho puterío. En primer lugar, debido a que hay varios puntos de la pista donde se estrecha y únicamente cabe una cuádriga. Si alguien detiene su cuádriga allí, los demás jugadores que vayan por detrás no podrán moverse a través de ella al obstaculizar el paso. También, un jugador puede forzar a otro jugador entrar el carril externo en las curvas, siendo su movimiento mucho más lento. Además, aunque se dispone de puntos suficientes para termminar la carrera, depende de como haya trascurrido puede ocurrir que no seas capaz de cruzar la línea de meta en la tercera vuelta, quedando descalificado.

ESTRATEGIA DE JUEGO:

Hay suficientes estrategias y tácticas en el juego como para estar en continua tensión. Sobre todo hay que saber cuándo tomar la primera posición en la caerra es crucial, porque cuando un jugador esta en cabeza no puede jugar ninguna carta de “6” y puede forzar a los demás a hacerlo. También es recomendable tomar siempre las curvas por el lado más corto (o cerrado). Y también es importante saber elegir en qué comento saludar al César.

VARIANTES DE JUEGO:

Hay doce variantes en las reglas de Ravensburger, y muchas más en Internet. Algunas de ellas son mejores que otras, pero todas son interesantes y ayudan muchísimo a la rejugabilidad del juego. Lo mejor de todo es que son acumulables, así que la diversión es enorme.

ENLACES:

Ficha en BGG:
http://www.boardgamegeek.com/game/494

Reglas originales de la edición de Ubik en inglés:
http://www.boardgamegeek.com/fileinfo.php?fileid=19160

Reglas de la edición de Ravensburger en inglés, con las 12 variantes:
http://www.boardgamegeek.com/fileinfo.php?fileid=3580

Dos pistas más:
http://www.boardgamegeek.com/fileinfo.php?fileid=18647
http://www.boardgamegeek.com/fileinfo.php?fileid=18648

Comparte este post a tus amigos con:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.