Distopia: Creer en lo Imposible (IV)

La Máquina del Tiempo

VIAJEROS DEL TIEMPO

Pocos viajes han fascinado más a la humanidad que el viaje en el tiempo. ¿Es posible visitar el futuro o el pasado? Como la ciencia todavía responde que no lo es, es misión de la imaginación visitar esos rincones o conocer a viajeros procedentes de otras épocas.

La literatura y el cine ha bebido muchísimo del viaje en el tiempo y hay decenas de novelas y películas que exploran todas las posibilidades inimaginables, desde diferentes y en ocasiones alocados puntos de vista. Yo haré hincapié en algunos trasfondos que pueden ser interesantes para buscar una posible respuesta en Distopia.

A efectos prácticos nos da lo mismo si los viajes en el tiempo se realizan gracias a la utilización de agujeros de gusano, cilindros rotarios gigantescos, vórtices de luz coherente, cuerdas cósmicas, núcleos atómicos pesados, entrelazamiento cuántico, o cualquier otro método científico o pseudocientífico que se descubran en el futuro. Tampoco es necesario buscarle una explicación, supongo que Stephen Hawkings hará la vista gorda.

En estos Capítulos tal vez nuestro protagonista sea un científico ávido de conocimiento que sabe moverse, gracias a algún artefacto o algún don, en la cuarta dimensión: el tiempo. A lo mejor es un simple visitante del futuro que tiene curiosidad por ver como se vivía en el pasado: un simple turista; o tiene la complicada misión de salvar a la humanidad y ha sido enviado con una importante misión, como por ejemplo en 12 Monos que debe conocer de primera mano como combatir a un mortal virus que propagó el Ejército de los Doce Monos y acabo con las vidas de cinco billones de personas; o a lo mejor debe acabar con la vida de alguien que en futuro hará cambiar o palidecer la humanidad, o quizás todo lo contrario, debe proteger a alguien para que haya un futuro, como por ejemplo pasa en Terminator.

Otra posible explicación, también bastante manida, es que quizás nuestros protagonistas han sido víctimas de salto espontáneo e involuntario, como ocurre en las novelas Un yanqui en la corte del rey Arturo, o Un guijarro en el cielo.

Independientemente del proceso o artefacto que desencadena el viaje en el tiempo, pues puede ser una máquina del tiempo como tal, como ocurre por ejemplo en La máquina del tiempo de H.G. Wells o Enrique Gaspar, un determinado objeto aparentemente inofensivo, una vivencia especial, un estado mental, la hipnosis, etcétera, hay divergencias en la concepción de los efectos que produce y del marco temporal general en que se encuadra.

Otra cosa que puede ocurrir es que pueden existir objetos o artefactos del que se desconoce su verdadero origen, y que por el motivo que sea quedan atrapados en el tiempo, dando vueltas y vueltas. Es el caso de la película En algún lugar del tiempo. En ella una anciana entrega un reloj a un joven en los años 70. El joven viaja al pasado y conoce a una chica, quien finalmente se queda con el reloj. Evidentemente ella es la anciana que en el futuro entregará el reloj al protagonista para que viaje y la busque en el pasado. ¿De dónde ha salido ese reloj?

Sea como sea, hay que buscar explicación, robusta y coherente, al motivo de porqué el viaje en el tiempo, o aquel grupo que le ha enviado, le ha producido en su mente una preocupante amnesia selectiva que hace que no recuerde su verdadero origen, y unos pensamientos posiblemente implantados que le hacen parecer y creer que es otra persona.

Luego hay que tener especial cuidado con las consabidas paradojas temporales, como ocurre por ejemplo, en el tercer libro de Harry Potter, donde el yo del futuro del protagonista salva a su yo del pasado, creándose un círculo de causas y efectos: si no se hubiera salvado gracias a algo que tiene su causa en el futuro, no podría haber vuelto al pasado para salvarse. Y con los anacronismos, imagínate que se encuentra en la actualidad un aparato que permite hablar con el futuro a través de los taquiones. Hay que intentar buscar a todo lo ocurrido una razón verosímil dentro de nuestro Universo de juego y hay que saber trabajar con ella, os adelanto que no es fácil.

Comparte este post a tus amigos con:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.