logo

Panel de agradecimientos

Mostrar los mensajes que están relacionados con el gracias. Se mostraran los mensajes en los que te dieron un agradecimiento otros usuarios.


Mensajes - Calvo

La diferencia es que yo pienso que la regulación es la que favorece la picaresca. Los que hacen las regulaciones no las hacen pensando en un bien común, sino en los intereses propios de su grupo. Y hecha la regulación, surgen las formas de sortearla.



Es indiscutible que hay tramposos que, efectivamente, utilizan precisamente la regulación para retorcerla y aprovecharse. O peor aún que desde dentro crean las normas en beneficio propio.

No puedo negar que existen los corporativismos torpes, los gremialismos interesados y los elitismos dentro de la formación y la regulación que lejos de buscar un bien común y de tener un concepto altruista, al contrario, buscan la jerarquización.

No defiendo ese extremo, y por eso admito que no puedo realizar una propuesta "idílica" sin imperfecciones. Creo que un sistema regulado, con control ético, técnico y formativo, también de derechos laborales, es deseable para ofrecer garantías, pero no sabría como ordenar todo esto sin que existiera ni una sola fisura.

No obstante entiendo los argumentos liberales y, de verdad digo esto, creo que la práctica totalidad de las personas cercanas con las que he hablado que defienden ideas liberales son personas con un profundo sentimiento de responsabilidad, ordenadas y capaces que consideran que el resto también lo son, y ahí es donde no coincidimos. Creo que hay liberales convencidos con buenos principios... pero también creo que en la actualidad hay una tendencia a subirse a esos argumentos porque es el camino aparentemente fácil para "poder hacer lo que me dé la gana" obviando la responsabilidad individual que supone ese modelo liberal, de una mayoría que realmente no es consciente ni de lo que supone esa responsabilidad individual ni tiene unos principios ni valores más allá de su beneficio y ausencia de esfuerzo. Los liberales con los que he podido en el tú a tú compartir ideas no son precisamente torpes inconscientes ni iletrados.

Sé que es una postura que suena a caduco, a pañal de adulto, a paternalista y pesimista además de impopular, pero es lo que creo: menor regulación implica más picaresca, especialmente cuando se entremezcla con ausencia de "principios".
La calidad puede ser el valor máximo al que aspiren algunas personas pero otra gente pueden tener otros valoren por encima, ya sea la estética, el precio o lo que sea.

Está claro que la calidad es importante pero se ha sacrificado en muchos aspectos. Por ejemplo, en muebles. Ikea dudo que pueda competir en calidad con cualquier carpintero pero vende mucho más. Diría que la gente ha dejado de dar importancia a la CALIDAD de sus muebles para verlos más como una utilidad menor frente a tener una casa amueblada de forma barata. ¿Es eso mejor o peor? Yo creo que para algunos será mejor que sean más baratos los muebles y a otros les enfadará mucho.

En los juegos, antes primaba más la mecánica frente a la estética. Ahora creo que la gente valora un juego con alta CALIDAD estética frente a otro más feo. También se exige que la calidad de componentes y miniaturas sea cada vez mayor. En los juegos parece que no importa tanto el precio que tengan como en otros sectores.

Por otro lado parece ser que el liberalismo es malo por carecer de ética (yo lo pongo en duda, me parece más ético que cualquier otra corriente ideológica) y, sin embargo, países altamente regulados como el nuestro, países en los que "no todo vale" por tener unas extensas normas en cada vez más ámbitos, no dejan de tener una corrupción altísima y una deuda de más del 100% del PIB (el nuestro), entre otros problemas.

Yo pienso que la regulación no implica ni ética ni falta de corrupción y me atrevería a decir que los valores no se enseñan en la escuela, o mejor dicho, no solamente en la escuela.

Buen ejemplo el de IKEA. ¿No merece reflexión y análisis el pararte a pensar en que el modelo IKEA puede estar eclipsando otros productos? Puede que sea un brindis al sol y que no sirva de nada porque al final el bolsillo es el que manda y todos estamos muy contentos con las famosas estanterías... pero, si fuera el caso, ver desaparecer los productos-ebanisterías tradicionales creo que tendría que hacernos, al menos, pensar en si es eso lo que queremos de verdad.

Yo sí pienso que la regulación debería ir de la mano la ética y lo contrario, la no-regulación FAVORECE la picaresca y la no-ética. De acuerdo contigo en que deberían estar en otro lado, en una educación no solo académica. Entiendo tu argumento: en una sociedad madura y ética e intelectualmente sana el individuo debería ser capaz de tomar sus propias decisiones coherentes, maduras, sensatas y óptimas. Y aquí llegamos a ese momento casi filosófico con tintes de psicología social: creo que en conjunto la sociedad, no solo "la nuestra", no tiende a cuidar la ética y el altruismo si no existe regulación y normativa. No porque el ser humano sea "malo" sino porque el camino fácil se instala más facilmente y moldea la conducta de forma mucho más temprana y perpetua.

Si a un niño no le pones límites desde los primeros años va ser muy difícil (no imposible) que tenga una educación emocional, tolerancia a la frustración, autoestima etc. "sanos". Si no nos "educamos" en que no todo es fácil e inmediato cambiar eso luego es complicadísimo, y dejar eso en manos exclusivas del individuo creo que lleva, en general, al fracaso. Incluso aunque una parte de los individuos alcancen una madurez ética van a estar en un entorno donde no se siguen las reglas, y donde tiene premio la trampa. Ser el que lo hace bien no tiene premio, tiene castigo.


 No obstante me parece un debate complejo, para el que no tengo respuestas para todo y en el que seguro que mis argumentos tienen agujeros. Si fuera sencillo tendríamos una "sociedad perfecta" y un modelo social y político perfecto que contentase a todos.


Si un tío realiza un producto cojonudo, una buena reseña, amena y bien explicada, después de jugarse al menos un par de veces el jueguito, me parece perfecto que lo dejase en Primaria.
Si el otro tío con sus doctorados y licenciaturas me aburre, hace un reseña pobre, explica o aplica mal las reglas, o habla como el culo, pues tendrá que dedicarse a otra cosa por lo que a mi respecta.

El "mercado de los medios lúdicos" no premia la buena reseña, amena y bien explicada y, añado, documentada, premia los sorteos, las novedades, las frases "sujeto-verbo-objeto", el salseo y el autobombo (estoy exagerando, quiero con toda mi alma a varios youtubers de éxito y no creo que hagan todo esto de forma extrema), aunque hagan reseñas pobres, expliquen mal las reglas o hablen como el jopo.

Quién es bueno, quién "tiene éxito" y qué hacer para "mantenerse en la pomada" está completamente distorsionado por estas cuestiones, lo que creo que merece hacer una reflexión sobre ello, y después cerrar las ventanas y, como sueles decir, abrir el gas.

Perfecto, y es un problema extensible a la televisión, la música, la prensa o el cine, por poner unos ejemplos, ahora bien, eso lo cambiaríamos exigiendo una licenciatura o unos estudios determinados al reseñador? Yo creo que el problema es mucho más complejo y profundo que los estudios reglados.

Gas y cerilla, calvo, atiende.
Pero antes hay que liarla por última vez y sacar el cadáver incorrupto de wkr por las calles de Zaragoza.

Correctísimo todo, no es una cuestión exclusivamente de formación, sino de regulación, por una parte, y de conciencia de consumo-laboral-ética. ¿Sería interesante ser consciente, desde niños, de cómo funcionan las técnicas de ventas, desde lo más burdo como colocar chuches en la caja de cobro del supermercado para favorecer la "compra por impulso" hasta técnicas más sofisticadas de venta de productos financieros de alto riesgo? ¿Sería interesante que nos educáramos todo más y mejor en no quedarnos en la superficie de las cosas? ¿Significa eso eliminar los productos o sectores menos "elitistas"? NO.

Nadie dice que tengan que desaparecer ni la bollería industrial, ni las películas de acción burdas ni el papel de oficina de baja calidad. Ni los podcast ni canales amateurs. NADIE ESTÁ DICIENDO ESO. ¿Sería más razonable poner en valor, que cae en picado, la calidad y el esfuerzo de los productos y servicios?.

Mi posición en el debate es reflexionar al respecto, cosa que soy consciente que no va a servir de mucho. No estoy llamando al boicot ni pidiendo a nadie una catarsis que le lleve a realizar cinco doctorados en cinco disciplinas distintas. Solo pido, y me incluyo, un poco de reflexión e intentar ver "el cuadro" desde un poco de distancia.

Me voy a permitir poner a Anshir como ejemplo, espero que no le moleste: es un tipo, me consta, cabal, concienzudo, capaz y no precisamente superficial. No me lo imagino jamás realizando una actividad para la que no esté cualificado, ni tomando atajos, ni obviando criterios de calidad en su trabajo. Y creo que lo que no está teniendo en cuenta es que su "estandar de calidad" no es el "estandar de calidad" al que está llegando "el mercado". Sus propuestas aparentemente "liberales" podrían funcionar en un caso como el suyo donde él va a autoimponerse unos criterios muy altos de calidad. Pero esa no es la realidad de la tendencia actual. El "todo vale" es que es de verdad un "todo vale", y Anshir no es precisamente una persona que al que de verdad "todo le valga".

"Hay gente que sin tener el título de ingeniero podría hacer diseños y trabajos de más calidad que la gente sin título". Literalmente seguro que es posible. ¿Es esto lo que estamos defendiendo, "jugar a la ruleta rusa" a ver si tenemos suerte y el criterio de autoexigencia y autodidacta del fulano ha sido acertado?
"El éxito" es lo importante, el éxito de cifras y de aplauso fácil, no el éxito ligado a la calidad profesional, al mérito técnico o ético.
Calvo, una pregunta seria.

¿En qué se mide exactamente el éxito ligado a la calidad profesional, al mérito técnico o al mérito ético? Porque si no es en cifras/aplausos (lo de fáciles es tan subjetivo que preferiría dejarlo fuera)... ¿cuál es su medida? ¿Tienes éxito si las cifras no te acompañan? ¿Cómo se mide tu calidad profesional en el ámbito de la comunicación si no es en tu capacidad de generar público?

Por otro lado, si tienes cifras altas, ¿no habrá una razón para ellas? En estos tiempos en que las audiencias de streaming no son cifras inventadas como las de Kantar Media para la TV, sino que representan dispositivos reales... ¿por qué están los espectadores tras ellos? Suponer que estas audiencias vienen del "aplauso fácil", ¿no implica asumir que los espectadores no saben discernir la calidad profesional o los méritos?

Al margen de que esto implique adoptar una postura paternalista y nacida del privilegio, ya que no todo el mundo tiene la posibilidad de acceder a formaciones regladas (mucho menos universitarias), plantea una última pregunta. Si las audiencias en general, las grandes masas, no son capaces de identificar estas virtudes... ¿qué aportan estas virtudes a los consumidores de contenido? Si estas virtudes no son las que hacen que la gente se interese por un contenido o disfrute con él, ¿son acaso siquiera virtudes? ¿Sirve para algo tener calidad profesional que no es atractiva para el público, es real esta calidad? ¿Para quién? ¿Tiene más calidad un periodista deportivo que Ibai? ¿En qué métrica exactamente se apoyaría esa declaración?

¿No crees que esta postura es básicamente juzgar a la sociedad desde tu punto de vista personal, sin asumir la diversidad que existe en ella realmente? No veo en qué puede apoyarse, y defender algo en contra de la estadística es un poco protestar sin más.

Certera y apropiada pregunta, que permite ir al nucleo de la cuestión.

Medir éxito profesional y calidad profesional no niego que es escurridizo, no obstante creo que debería ir más ligado a realizar unas buenas prácticas, realizar una actividad con técnicas actualizadas y avaladas por consenso científico-profesional, tener una ética y empatía que repercutan en la satisfacción del usuario-cliente-consumidor y en resumen en seguir criterios avalados con rigor y obtener resultados de calidad tomando como referencia igualmente criterios avalados.

Ejemplo de mi sector: cadena de gabinetes de psicología y logopeda que trabaja con profesionales con "contratos en prácticas-becarios" realizando funciones fuera de su cualificación y competencia, que se manejan excepcionalmente bien en redes sociales y en publicidad. Los resultados con los pacientes son "discutibles" (me llegan todos los cursos varios casos "rebotados" de padres enfadados con los resultados) pero gracias a cómo funciona el sistema de posicionamiento en Google y la publicidad on-line siguen teniendo un enorme "éxito de cifras" ya que son capaces de eclipsar toda la mala imagen de los casos que se quejan en redes y todo el "boca-a-boca" negativo. NO FUNCIONA ESA LEY TAN SUPUESTAMENTE UNIVERSAL DE "EL MERCADO LES PONDRÁ EN SU SITIO SI LO HACEN MAL". Mentira podrida, "el mercado" premia las trampas y la mercadotécnia.

Sobre las cifras altas: Vuelvo a los mismos argumentos. Por supuesto que hay sectores y casos en los que la calidad tiene importancia y mucha... pero la tendencia, remarco "la tendencia", es a que se premien otras cuestiones y estrategias. En el mundo "de los comunicadores lúdicos-streamers" podemos aplicar lo mismo: sería injusto negar que hay gente con formación y que aporta contenidos de calidad, pero una parte importante del éxito creo que es innegable que tiene que ver con otras estrategias más mundanas. ¿Es eso pensar que el público se deja llevar por "cantos de sirena"? Sí y me incluyo, no es nada que no haya estudiado la psicología social. Funcionamos así. No es tomar por gilipollas al personal y pensar que "nosotros somos los listos", es que todos caemos en los mismos sesgos y "trucos".

¿Qué aportan esas virtudes y si son tan importantes por qué no resultan atractivas? Acertadísima pregunta. Las estrategias que se utilizan masivamente (es una generalización) en el "mundo youtuber-streamer" buscan la satisfacción inmediata con el esfuerzo mínimo y satisfacer lo más elemental, y evitan la complicación o lo impopular. Las virtudes que en mi opinión son deseables (profundización, documentación, argumentación...) requieren esfuerzo y son percibidas, cada vez más, como "coñazo-turra-desfasadas".
Ejemplo: canales de comida en youtube, triunfan los videos en los que los youtubers se ponen cerdos a comer hamburguesas-pizzas-cosas que chorrean queso y les manchan la barba. No esperes que te cuenten cómo se cocina un lenguado en papillote ni las bondades de la remolacha frente a los tequeños.
Es la cultura de "lo inmediato-sin esfuerzo" vs "lo laborioso-complejo".


¿No crees que esta postura es básicamente juzgar a la sociedad desde tu punto de vista personal, sin asumir la diversidad que existe en ella realmente? No veo en qué puede apoyarse, y defender algo en contra de la estadística es un poco protestar sin más.


Seguro que estoy siendo injusto, imparcial y sesgado, y realizando unas generalizaciones que tiene mil excepciones, pero a grandes rasgos creo firmemente que lo que describo es una tendencia clarísima actualmente, y que tenemos suficientes ejemplos de a dónde lleva, a sus consecuencias y a cómo de instalada está en la sociedad.
Sin tu hijo hubiese empezado a andar sin gatear le llamarías superdotado y no te lamentarías por esas etapas perdidas.

Un día voy a coger el historial de primeras entrevistas a familias de pacientes con trastornos del lenguaje para confirmar el porcentaje de casos que no gatearon, que ya te adelanto que es alto. Por supuesto, la mayoría consideraban que era bueno.

Al margen del ejemplo, mejor o peor escogido, lo que quiero decir es que creo que esta tendencia tan actual a despreciar la enseñanda tradicional, la clase magistral y ciertos contenidos creo que se pasa de frenada. Por supuesto que hay cosas que llevan años haciéndose mal, y que hay que revisar, modificar, ampliar o sustituir estrategias y contenidos. Pero la negación absoluta de la utilidad académica me parece que solo trae otro modelo... al que solo veo problemas.
¿que debería de dejar de hacerlas porque otros han estudiado la carrera de reseñador?


Nadie está diciendo que no se puedan hacer reseñas. Estamos en un foro en el que todos hablamos y opinamos con mayor o menor acierto pero con el mismo derecho, sería incongruente decir o insinuar que no se puede hablar-escribir-reseñar sobre juegos de mesa o que hace falta "carnet".

Lo que estamos diciendo es que si alguien COBRA por realizar una actividad en la que se realizan entrevista, se elabora información, se dan noticias o se analizan juegos de mesa previo acuerdo con editoriales... pues un poquito sí que se parece a una actividad profesional para la que sí existen estudios reglados. Lo que resulta difícil de procesar (al menos para mí) es que haya gente a la que no le parezca que lo más lógico es que para ejercer una actividad profesional vinculada a las ciencias de la información y a lo audiovisual, lo sensato sea estudiar una titulación de ciencias de la información y/o audiovisuales.

Repito, para hablar de algo en un podcast no es imprescindible estar en posesión de titulación alguna, y mucho menos cuando hablamos de juegos de mesa, que son un hobby. PERO si de lo que empezamos a hablar es un enfoque profesional y del uso del juego como herramienta educativa las voces más autorizadas serán los profesionales educativos, y si se habla de historia tiene sentido que sea un licenciado en historia quién sea una voz autorizada.

 Honestamente, me parece tan obvio que me cuesta entender en qué momento el ser autodidacta y "tener mucho entusiasmo" (que no es lo mismo que reciclarse, seguir buscando información más allá de tus estudios base o ser trabajador y formal) han enterrado el recibir una formación avalada.

Porque eso de "ser autodidacta" y "cumplir tu sueño gracias al entusiasmo" se parece peligrosamente al "toma este atajo en el que sin esfuerzo vas a conseguir el éxito". "El éxito" es lo importante, el éxito de cifras y de aplauso fácil, no el éxito ligado a la calidad profesional, al mérito técnico o ético.
Pues me alegro enormemente, y seguro que él más que nadie, pero yo personalmente no he vuelto a resolver una matriz o calcular una entalpía a mano desde que Raúl jugaba en la selección y algunos insensatos decían que Guti era mejor que Xavi.

Y yo llevo sin gatear desde los 12 meses, pero gracias al gateo se desarrollan determinadas capacidades tanto de psicomotricidad como sensoriales que terminan siendo determinantes para el desarrollo del lenguaje y cognitivo. "Pues mi hijo no gateó y mírale, tan normal". Ya.

Lo que quiero decir es que creo que no somos conscientes del poso que dejan ciertos aprendizajes que muchas veces consideramos inútiles.

Esta semana he comenzado las clases para tres grupos distintos (logopedia) y en los tres he preguntado cosas básicas que son importantes para evaluar y diagnosticar trastornos del lenguaje: momento de aparición de gestos protodeclarativos y protoimperativos, clasificaciones pragmáticas... Cosas que suelen verse en primero de carrera y a las que no dan importancia... hasta que hacemos una práctica tipo "role-playing" simulando una entrevista de trabajo, les pregunto que qué harían con un paciente que no presenta protoimperativos pero sí protodeclarativos con 10 meses... y llegan las caras de poker y el "esto lo vimos pero no lo recuerdo porque no me parecía importante".

Fuera de bromas, es cada vez más impopular defender la regulación y la formación reglada, soy consciente. La tendencia es la contraria: "deja a los chavales que caminen como ellos camelen". Limitar las libertades queda feo, carca, rancio, desfasado, gremialista, autoritario y tiene un barniz de "miedo a lo nuevo".

Sonará catastrofista y apocalíptico, pero creo que en donde desemboca esa tendencia es en una ausencia de garantías donde prolifera la picaresca y el trabajo más basado en "vender" que en "hacerlo bien". Sé que muchos defenderán que "el mercado-la ley de la oferta y la demanda" y el paso del tiempo regulará "de forma natural" todos los sectores y expulsará lo que no sea válido o útil. Yo soy muy escéptico al respecto, y vuelvo al ejemplo del pan y los tomates: la forma de consumir que tenemos, la "libre elección" nos ha llevado a que lo que tengamos a mano sea pan precocido de malísima calidad y tomates sin sabor, que los de calidad disparen su precio y a que por el camino profesionales que lo estaban haciendo bien se vayan al paro... y ahora supongo que tendrán que ganarse la vida como youtubers-streamers con "mucho lirili y poco lerele".


Te explicas bien, pero creo que para encontrar respuesta a algunas de las cosas que te cuestionas debes meterte en un terreno en el que no estés cómodo, consumirlo y hacerlo con los prejuicios a un lado. Intenta saber porque sin que te joda lo que ocurre. Busca y si eres curioso encuentras que hay justificación para que estas cosas ocurran.

Vamos hacer un ejercicio de profundización en cuál puede ser el origen de esta tendencia de expansión de los "comunicadores amateurs" fuera del mundo lúdico

1) Tienen más visualizaciones. ¿Por qué tienen más visualizaciones? Es un contenido más directo, digerible, con recursos sencillos de entender, con un cuidado estético... en resumen, están precisamente pensado para aumentar visualizaciones utilizando todas las estrategias posibles que hagan aumentar visualizaciones.

2) <<Bueno, pues que los "tradicionales" hagan lo mismo. Si es muy fácil>>. No, no es tan fácil. Las estrategias que precisamente funcionan tan bien para engatusar a un público masivo son incompatibles con otras modalidades que buscan profundizar. El éxito en youtube no es simplemente "caer bien", "ser majo" ni guapo, es utilizar unos recursos y modalidades tan efectivas como poco versátiles. Vuelvo a poner el ejemplo de la comida: si quieres tener un canal de comida exitoso vas a tener que poner hamburguesas, pizzas y cosas rebozadas que rezumen queso. Olvídate de hablar de los beta-carotenos, del omega-3 ni de cómo se marina pescado. (Ya, ya sé que hay también público healthy y vegano y gente que quiere recetas para sus mascotas... creo que el ejemplo se entiende perfectamente sin tener que matizar toda y cada una de las excepciones).

3) "Para comunicar no hace falta formación". En esto sé que me voy a una postura que a muchos les resulta "radical", pero pongo en duda esto. Creo firmemente en dos cuestiones 1) La formación reglada proporciona conocimientos técnicos y éticos que muchas veces nos pasarán desapercibidos si no somos expertos. Un particular como Ibai puede tener mucho desparpajo hablando, caer bien e incluso copiar ciertos "trucos" del sector audiovisual, pero un profesional es mucho más que eso: estructurar una entrevista-conversación, guionizarla, saber abordar asuntos sensibles, base léxico-semántica y conocimiento gramatical y ortográfico...  2) El ejercicio profesional debe estar vinculado a una regulación profesional y a una formación. Incluso en una actividad tan "liberal" como la venta al por menor creo que ese vendedor debería tener una formación sobre trato con el público, cortesía, contabilidad básica... aunque lo más "visible" desde fuera sea su labia en las ventas.  Si nos vamos al mundillo de los juegos de mesa, una reseña profesional debería estar firmada por alguien que no solo caiga bien y tenga cierto gracejo, don de gentes, carisma o popularidad, sino que sea capaz de al menos coger un lápiz.
Es que es eso, aprecio muchisimo que alguien venga a dar una opinion diferente de lo que se escucha normalmente aqui que ya estamos pasados de vuelta.

Ojo, que no nos hagan creer lo que no es, desde fuera. Yo también he leido eso de "labsk es un nido de rancios en el que huele a cerrado", o, sacando pecho cosas como "me fui de labsk porque son cuatro fanáticos". Los cojones. No vamos a negar que hay usuarios con salidas de tono, machistas, homófobos, veganos, taurófilos, comunistas o fans de Camela, pero en general este es un foro donde se puede debatir y donde las buenas formas son la tónica general, y el troleo es fino y elegante.

Tengo la certeza de que la mayoría de usuarios que dejan el foro o bien son ofendiditos de nivel ninja o son prepotentes alérgicos al debate y a que les rebatan, que se van a su tribuna para dar la homilía a su parroquia donde les aplauden y no les cuestionan nada.
y me jode estar diciendo esto por que al final da la impresión de que somos todos contra lo que dices y no es cierto labsk es una burbuja y esto funciona de otra manera.

Yo no creo que se esté en contra de lo que dice Mishi, de hecho creo que estamos coincidiendo bastante todos incluido él.

Creo que su principal matización que nos hace está en que nadie es imparcial por completo, y que a veces estamos dando la "Chapita de Sheriff de la imparcialdad" a "medios" de los que él tiene constancia que tienen sus "apaños" entre bambalinas, pero que de cara a la galería presumen de imparcialidad y pulcritud.

Si nos da las iniciales podemos jugar al ahorcado.
Ojalá se escucharan más despotriques ricos, divertidos y al grano, en vez de opiniones templadas que no aportan nada. En el mundo ideal también prefiero que la gente sea mesurada; pero si tengo que elegir entre la desmesura y la superficialidad, me quedo con la primera.

En "mi círculo" valoro la desmesura, porqué todo queda entre nosotros y nos entendemos.
Pero más allá, cuando tu mensaje puede llegar a muchos desconocidos, creo conveniente rebajar (que no neutralizar) tono y medirse más en las formas, al menos tal y como está ahora el mundo. Bien hecho, el receptor no tiene por qué caer en la somnolencia y el criticado quizás no se incendie.
Hay quien sabe ser crítico de forma constructiva y divertida sin faltar, gran habilidad pero exclusiva de unos pocos.

Por otro lado, una opinión templada (en forma, no en contenido) sí que aporta, creo yo.

Completamente de acuerdo. De hecho, y esto es una mezcla de contradicción y "cerrar el círculo", las "salidas de tono" si fueran realmente eso, "salidas de tono", serían precisamente algo excepcional y motivado por una situación "especial". Si Fley a.k.a. "ser de luz" despotrica sobre algo con mal tono es algo tan infrecuente que te hace prestar especial atención y pensar que hay algo importante que lo motiva.

El problema quizá sea el abuso del extremo: exabrupto o entusiasmo desmedidos, que pierden validez.

Dicho más claro: cuando todo es "juegaken" o "mierdaken", 0 ó 10, no hay valoración, no hay referencia, no hay criterio.


En el hilo se habla de personas bastante independientes como Calvo o Conexión Lúdica y ya que los tengo a ambos aquí aprovecho. Mira que aquí voy directo a los 2 comunicadores "más en la cueva" de la esfera y yo sigo viendo mucha mano izquierda por su parte y parcialidad.

Completamente de acuerdo. Yo siempre trato de ser educado cuando reseño, y pensar que hay gente que vive de esto, y pensar en qué cosas buenas puede tener un juego, pero también argumentar lo que creo que funciona mejor y lo que no, y por qué me ha gustado a mí o por qué no. Suelo reseñar lo que he jugado o lo que ha caído en mis manos, me haya gustado o no, sea nuevo o no. Si revisáis lo que he reseñado aquí (que es donde subo todo por una decisión cerril de querer que sean abiertas y desmonetizadas) veréis que lógicamente hay más juegos temáticos, porque es lo que más me gusta, pero que si juego Ginkopolis, Carta Impera Victoria o China, de corte más euro, los reseño igual.

Y con la parcialidad lógica basada en mis gustos subjetivos que creo que todos pueden entender y que nadie tiene que compartir.

Tampoco soy imparcial con cierto diseñador del que reconozco que sus malas prácticas éticas me dan asco y condicionan mi experiencia de juego.

Esto no quiero que se malinterprete, pero intento que mi "parcialidad" y mi mano izquierda estén relacionadas con mis principios, no con ni la imagen que pueda dar ni con otros intereses. A las pruebas me remito que, como muchos otros mejores que yo, después de unos diez años por labsk, más de cien reseñas, un podcast de tercera regional y algunos comentarios, sigo con un perfil bajo y -50 en las tiradas de carisma y popularidad. Porque, aunque suene a inmodestia, mi objetivo siempre ha sido "hacer comunidad", insisto sin que esto suene ni a indirecta ni una crítica a quien tiene otros objetivos.

Por último, jamás he recibido ni pedido ni querido que las editoriales me envíen nada para reseñar, pero sí que lo he hecho cuando he organizado jornadas de formación académica en la universidad para que mi facultad tuviese una pequeña ludoteca con fines docentes, y creo que es justo tanto decirlo como remarcar que Devir, Haba, Mercurio y MasQueOca nos han enviado, regalado y/o cecido juegos (A LA UNIVERSIDAD, NO A MÍ), y que especialmente Mercurio (que ahora está muy involucrada en investigación) han venido dos veces presencialmente a realizar sendos talleres de juegos. Creo que hay una diferencia importante entre unos intereses y otros en el "mundo de la divulgación".
Si es que da gusto leeros, mamones, estoy de acuerdo prácticamente en todo.

Recopilo las ideas principales:

1) Se imparcial, decir qué te gusta o qué no de un juego no significa adular de forma vergonzante ni despreciar de forma maleducada.

2) Es difícil juzgar la imparcialidad de un reseñador. Recibir juegos de editoriales o tener relación cercana es lógico que condicione, si se monetiza más, pero no podemos meter en el mismo caso a todos. Habrá casos de reseñadores más "complacientes" y otros que intenten mantener más la objetividad, conscientemente o no.

3) Uno de los problemas es no tener criterio para valorar a los críticos: si nos dejamos llevar por los exhabruptos, los entusiasmos, los colorinchis y el "showbusines" el problema lo tenemos nosotros por no saber diferenciar el show de la información objetiva

4) Hay muchas varas de medir a los reseñadores-comunicadores-informadores: objetividad, claridad, simpatía, diversión, actualización... Y también muchas varas con las que los propios reseñadores miden, supongo, su éxito: satisfacción personal, respaldo de las editoriales, comentarios positivos de "la vieja guardia"... pero también el éxito en redes (número de seguidores, número de "compartidos", número de "likes"...). Esto último, el éxito en redes, es el principal reclamo para una editorial que quiera vender juegos, porque es lo que da un mayor escaparate (por supuesto, con ciertas lineas rojas).

5) Salvo contadísimas excepciones, el "mundo de la divulgación lúdica" no está profesionalizado, ni en formación ni en cuestionar laborales. Lo que hace que tengamos un abanico amplio al respecto: desde canales que sí están profesionalizados, tienen formación específica, pagan sus autónomos, facturan etc, hasta particulares que no monetizan absolutamente nada, pasando por canales que obtienen escasos beneficios (patreon, koffe, youtube, twitch...) para cubrir gastos sin otra expectativa y otros que, supongo, pueden tener unas aspiraciones más o menos realistas y más o menos prioritarias de "profesionalizarse".

Lo más importante es que en lo que no se debe convertir este hilo es en "los rancios anacrónicos de la bsk" criticando lo nuevo "porque no lo entienden" (entiéndase el estilo indirecto) ni "las nuevas generaciones" haciéndose la víctima porque les critican sin motivo. Creo que si hay un sitio donde se puede encontrar objetividad y capacidad de análisis (y trolleo máximo, por supuesto) es en labsk.

Por último, huelga decir que en muchos casos estamos generalizando, y de hecho remarcando que estamos generalizando, y que no se trata de señalar con el dedo un caso concreto, sino de tomar el pulso a la realidad.

P.D. Mishi, te quiero, cómo me gustaría ser tu vecino de abajo y que en plena pandemia me sorprendieras a las 3 a.m. en la puerta de mi casa con un Feld debajo del brazo.
Esto lo he pensado yo muchas veces, pero creo que es un error pensar que todo el mundo elige sus partidas como tú o como yo. Hay muchos jugadores que se encuentran más que cómodos jugando a lo que sea. PROBANDO juegos, vaya. Que una editorial te mande la última chorrada irrelevante que ha publicado para mover catálogo y estar activa... igual te da una pereza enorme, pero a otro le alegra la semana.

Hay gente que le gusta mucho lo de probar y descubrir cosas nuevas, pero, hay gente que le mola que le envien cosas y jugar a esas cosas y escribir sobre ellas porque asi se siente algo  :(

En el pecado llevan la penitencia.
Páginas: [1] 2 3 ... 115 >>